El día después de publicarse las informaciones que la relacionaban con la «trama Gürtel», la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, quiso comparecer para proclamar su inocencia, defender su «integridad», acusar al PSOE de orquestar una campaña que «daña la democracia» y poner de manifiesto que toda la clase política, sin excepción, recibe regalos. «Todos los políticos reciben regalos», aseguró ayer la alcaldesa valenciana ante las supuestas grabaciones de la Policía filtradas a un medio de comunicación en las que Álvaro Pérez aseguraba haber efectuado regalos a Barberá «sin nada a cambio». Aunque, según su impresión, los regalos de los ministros y el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, «tienen que ser un poco más grandes y caros que los de los demás».
Rita Barberá agradeció el apoyo recibido -«todo el partido, desde Rajoy a Camps (con quien ayer compartió almuerzo), me han brindado su entero apoyo»- y subrayó que piensa hacer uso de su derecho como ciudadana para, hasta que no se demuestre lo contrario, «gozar de la plenitud de la inocencia». «Soy yo quien va a pedir las explicaciones y las voy a exigir en los tribunales, que es donde se debe hacer».
Estrategia del PSOE
Barberá manifestó que todo lo sucedido obedece a una estrategia de la izquierda: «Cada vez que en este país gobierna el PSOE, se pudre el Estado de derecho». La alcaldesa de Valencia remarcó que este episodio no minará sus fuerzas. «Esto me estimula porque soy una convencida absoluta de la democracia», aseguró la alcaldesa de Valencia.

Enviar a:

¿qué es esto?