Valoración:
La enfermera del caso Ryan se ofreció voluntaria
La enfermera del caso Ryan se ofreció voluntariamente «a poner las nutriciones enterales» tanto a Ryan como a otro bebé que se encontraba en la UCI de neonatos del Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid, según un informe de la Dirección General de Ordenación e Inspección de la Consejería de Sanidad autonómica difundido ayer.
El ofrecimiento de la joven, a la que se atribuye el error de administrar a Ryan un preparado lácteo por vía venosa en lugar de hacerlo por vía nasogástrica, se produjo cuando la auxiliar encargada de alimentar al bebé tuvo que atender la urgencia de otro niño en grave estado.
El informe detalla la situación de la Unidad de Neonatología así como los acontecimientos que derivaron en la muerte del pequeño Ryan tras el calificado por el propio gerente del hospital, Antonio Barba, de «terrorífico error».
El documento señala que la enfermera estaba asignada a la Unidad 3A de Pediatría y que al incorporarse al turno de tarde, la supervisora decidió trasladar a esa unidad a una enfermera de Nefrología donde sólo había un paciente ingresado y propuso a la enfermera que alimentó a Rayan pasar a la Unidad de Neonatología «para familiarizarse con el área de Cuidados Intensivos», aunque «sin llevar pacientes a su cargo». A lo largo de la tarde, la enfermera permanece en el box donde, tutelada por otras dos enfermeras, realiza algunas tareas. La supervisora lleva a cabo la última comprobación alrededor de las nueve de la noche, cuando se está preparando un nuevo ingreso.
Y cuando la auxiliar iba a proceder al reparto de nutriciones, la enfermera a cargo del «box pequeño» en el que se encontraba Rayan indicó a la auxiliar que las retrasara porque era precisa su colaboración en ese nuevo ingreso de un paciente grave que «requiere atención inmediata».
En ese momento, la enfermera de caso Ryan «practicó por vía venosa periférica, en lugar de por sonda nasogástrica», la alimentación del niño mientras que administró «correctamente» la alimentación a un segundo neonato.
Concentración en el centro
El informe señala que la enfermera fue contratada el 18 de junio de 2009 en hospitalización para el turno de tarde. Anteriormente estuvo contratada también en Urgencias infantiles del Gregorio Marañón durante siete meses y antes trabajó en las unidades de Reanimación y Cuidados Intensivos del Doce de Octubre.
En cuanto al procedimiento de elaboración del nforme, que cuenta con 300 páginas, aunque no se han difundido todas, medios próximos a la Consejería de Sanidad indicaron que han intervenido tres inspectores con los testimonios de personal y de la Dirección del centro. Asimismo, se ha incorporado en un anexo el parte en el que la enfermera reconoce su error, aunque al parecer no ha tenido audiencia debido a su situación.
Desde que se produjo la tregedia, diferentes sectores sanitarios, especialmente los vinculados a la Enfermería, han portagonizado manifestaciones de apoyo a la profesional. Ayer, un centenar de enfermeras y auxiliares del Hospital Gregorio Marañón se concentraron ante las puertas del centro para pedir la rectificación y dimisión del gerente, Antonio Barba, y para mostrar su apoyo y solidaridad a su compañera, que, en su opinión, ha sido acusada «de forma temeraria».
Precisamente y de acuerdo con la información de Efe, una de las participantes en la concentración, Esther González (enfermera de Oncología), aseguró que su compañera se encuentra ingresada en un centro médico privado para afrontar la trágica situación, Las fuentes consultadas por ABC no confirmaron ni desmintieron esta afirmación, aunque algunas manifestaron que era falsa.
Prudencia del Ministerio
En el comunicado, firmado por el Comité de Empresa del Hospital, las enfermeras pidieron «la rectificación pública de las declaraciones emitidas por el gerente y su dimisión». De esta petición se excluyo el SIME, por estar en desacuerdo con ella.
Antes de leer el comunicado, los manifestantes guardaron un minuto de silencio en memoria del bebé Ryan y en apoyo de su familia. Por otra parte, la ministra de Sanidad, fue interrogada ayer sobre la querella que el Satse presentó ante el Fiscal General del Estado contra el gerente del Marañón. Jiménez no entró en valoraciones y se limitó a señalar que, desde su Departamento tienen «una actitud muy prudente» sobre este tema. Comentó que lo sucedido tiene que ser tratado como un caso aislado. Además abogó por evitar que se cuestione el Sistema Nacional de Salud y se produzca una descalificación sobre los profesionales sanitarios, a los que calificó como «personas muy cualificadas y con alto nivel de prestigio y de reconocimiento».
Nuevo Depósito AZUL 15. 3,25% TAE a 15 meses. iBanesto da más.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios: