Un ensayo decidirá si se construye el muro pantalla de la Sagrada Familia
Vigilancia especial para la Sagrada Familia. La Audiencia Nacional, sin cuestionar el trazado del AVE, seguirá de cerca la construcción del túnel de la Alta Velocidad en su tramo más conflictivo, el que discurre precisamente al lado del templo de Antoni Gaudí.
A petición de la Abogacía del Estado, y con el asentimiento del templo, el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat y el Ministerio de Fomento, la Audiencia ha dictado una providencia en la que acuerda comprobar sobre el terreno que los trabajos del túnel no dañen el templo, según informaba ayer «La Vanguardia». La decisión se adopta en un momento clave, cuando se está avanzando en la decisión, a partir de los resultados que se obtengan con un test de prueba, sobre cómo proteger los cimientos de la Sagrada Familia.
La orden de mandar un magistrado a comprobar «in situ» el transcurso de unas obras es muy poco habitual, y sin duda responde al extraordinario interés que el proyecto genera. Éste avanza a buen rimto. Mientras que en la zona de Sagrera empiezan los preparativos para que en otoño pueda empezar a horadar la tuneladora, en el área más próxima a la Sagrada Familia se trabaja tanto en la construcción del gran pozo desde el que se revisará la máquina antes de acometer el tramo crítico del templo, como en la desviación de servicios y los ensayos previos antes citados.
Así, la visita del magistrado de la Audiencia se realizará en el mes de septiembre, cuando las obras ya estén más avanzadas y se haya decidido qué solución técnica se adopta para proteger el templo. En este sentido, todavía no hay ninguna decisión tomada. El proyecto original de construir un gran muro pantalla a base de pilotes de hormigón para separar el túnel de los cimientos se está revisando, y Fomento admite que al final puede descartarse.
Una empresa de ingeniería independiente, Intemac, sigue trabajando en el informe que determinará la decisión a adoptar. Para ello ha recomendado realizar una prueba en uno de los extremos de lo que tiene que ser el muro, ordenando la construcción de uno de los pilotes a modo de test, y que como el resto debe llegar hasta los 42 metros de profundidad. La prueba deberá determinar tanto si la construcción es técnicamente viable como el comportamiento de la tierra adyacente. El resultado del test determinará si la solución se extiende al conjunto del muro, de 240 metros de largo.
En declaraciones a ABC, el presidente de la junta del templo, Joan Rigol, insistió en que «el muro pantalla puede ser peor remedio que enfermedad», y que sus técnicos recomiendan que lo mejor es no intervenir. Desde el Adif se sostiene que los trabajos que se realizan ahora en las proximidades de la Sagrada Familia no presuponen que vaya a realizarse el muro pantalla, ya que el desvío de servicios debe realizarse de todos modos. En cualquier caso, la Audiencia Nacional seguirá sobre el terreno la evolución de la obra. La petición de la Sagrada Familia para que el magistrado compruebe también el trazado alternativo que se propone por la calle Valencia ha sido desestimado de entrada, aunque «sin perjuicio de reconsiderarse esta decisión en el curso del reconocimiento judicial».
Más afectaciones
En paralelo, el Adif informó ayer de la ampliación, a partir del próximo martes, de la zona en la que está ejecutando la construcción de la nueva estación de Cercanías en Sagrera-Meridiana: se cortará el tráfico el tramo de Olesa entre Garcilaso y Cienfuegos.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es