Después de que la familia hubiera solicitado a los tribunales el control sobre el patrimonio del fallecido artista, aparece un testamento redactado en el 2002.
Publicado Miércoles, 01-07-09 a las 07:31
WASHINGTON. Tras haber buceado en las profundidades anatomopatológicas de la medicina legal y las ciencias forenses, la saga post-mortem de Michael Jackson ha empezado a escorarse hacia el derecho de familia y los litigios de herencias. La familia de Jackson ha empezado acciones legales para hacerse con el control del patrimonio del artista, con la insinuación de que había fallecido sin testamento.
Sin embargo, pocas horas después de esa primera ofensiva judicial, ha salido a la luz un testamento redactado en el 2002. Ese documento divide la complicada herencia del cantante entre su madre y sus tres hijos, Prince Michael, Paris y Prince Michael II. Junto a provisiones para beneficiar por lo menos a una organización caritativa.
Lo que si parece fuera de toda duda, según ha avanzado ayer el "Wall Street Journal", es que entre los herederos de Michael Jackson no figura su padre Joe, separado de su esposa Katherine desde hace una década. Esta decisión refleja una relación paterno-filial más que tensa, en la que el rey del pop llegó a reprochar públicamente a su padre buena parte de sus problemas personales.
El testamento de Michael Jackson habría sido redactado por su veterano abogado John Branca. Letrado que representó al cantante entre 1980 y el 2006. Además de haber sido re-contratado poco antes de la repentina muerte del artista. El documento nombra como ejecutores de estas últimas voluntadas al propio Branca y a John McClain, un antiguo ejecutivo musical y amigo de Jackson.
Desde la repentina muerte de Michael Jackson el pasado jueves, se ha mencionado la existencia de uno o dos testamentos anteriores. Pero esta misma semana se espera que la última versión sea remitida ante la Corte Superior de Los Ángeles, instancia que el lunes otorgó a la madre de Michael la custodia temporal de los tres hijos del cantante.
El juez Mitchell Beckloff tiene previsto en una primera vista fijada para el 6 de julio empezar a discutir una solución permanente para los tres hijos menores de Jackson. Debbie Rowe, la madre de los dos mayores, está considerando solicitar su custodia o seguir con sus actuales derechos de visita. El abogado de la ex esposa del cantante ha indicado que su clienta tomará una decisión en los próximos días.
Por su parte, el abogado L. Londell McMillan, contratado por la familia Jackson, confirmó ayer a la CNN que había recibido una copia del testamento fechado en el 2002. Según el letrado, la familia había solicitado control sobre el patrimonio del artista por temor a un saqueo de apropiaciones indebidas.
De acuerdo a las estimaciones económicas publicadas durante estos últimos días, el icono de la música pop habría muerto tras acumular aproximadamente 500 millones dólares. Pero se supone que el patrimonio restante sería mayor que los números rojos acumulados, con cálculos que hablan de un valor de 700 millones de dólares.
Entre las propiedades más valiosos figura una participación del 50 por ciento en la compañía Sony/ATV Music Publishing, una "joint venture" con el conglomerado Sony. Esa participación fue aportada como garantía colateral para un préstamo de 300 millones de dólares facilitado por el banco Barclays.
En la lista de haberes de Michael Jackson también figura Mijac, catálogo musical que incluye los derechos de sus canciones, actualmente bajo control de Sony. Se supone que en cinco años, esos derechos revertirán a los herederos de Michael Jackson. Aunque todo ese catálogo también ha servido como garantía para otro crédito de 73 millones de dólares.
El año pasado, Jackson no pudo hacer frente a un tercer préstamo de 24,5 millones de dólares respaldado por otra pieza destacada de su patrimonio: el rancho de Neverland. Ahora, la famosa propiedad es propiedad de la compañía Sycamore Valley Ranch, donde el cantante retenía una participación. Pese a los proyectos para reconvertir el rancho a la imagen de la mansión Graceland de Elvis Presley, no está claro el futuro de esa propiedad.
Dentro de las pesquisas en curso, un grupo de investigadores -del Departamento de Policía de Los Ángeles y de la oficina del forense- se ha personado en la mansión alquilada donde Michael Jackson sufrió una irreversible parada cardio-respiratoria el pasado jueves. El registro resultó a última hora del lunes en la incautación de una serie de evidencias almacenadas en dos grandes bolsas de color rojo.
El forense Ed Winter indicó que entre esos objetos se encontraban "algunos medicamentos". Las pesquisas en curso también se han extendido a otros médicos que pudieran haber recetado fármacos a Jackson. Más allá de su médico personal, el cardiólogo Conrad Murray, que ya ha sido interrogado extensamente. Según el forense Winter, los esfuerzos por aclarar la muerte de Jackson pueden prolongarse cuatro o cinco semanas.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es