La violencia de género ha tomado en Francia unas proporciones tan inquietantes que Mich_le Alliot-Marie, ministra del Interior, ha decidido crear «brigadas especiales para la protección de las familias». Y es que 2008 fue el año de la explosión de la violencia de género en Francia, dentro y fuera del ámbito de familias descompuestas, destrozadas, víctimas de sus propios demonios: se registraron un total de 160.000 casos de «violencia familiar», 193 de los cuales fueron mortales. De estas víctimas, 157 fueron mujeres, agredidas por sus esposos, parejas, novios o amantes. «Sólo» 27 de los muertos fueron hombres, y fueron asesinados también 9 niños.
El caso más trágico de violencia familiar en Francia, fue el de una madre que hace unos meses apaleó y terminó asesinando a sus hijos de corta edad, para «guardar» sus restos en la nevera, hasta ser descubierta por unos vecinos.
Comparadas con el caso de España, que en 2008 registró 121 muertes por violencia familiar -84 mujeres, 22 varones y 15 menores de edad-, las cifras comparativas muestran que la «prevalencia» de este tipo de agresiones es superior en Francia: 3 muertes por cada millón de habitantes, por 2,6 muertes por millón en España.
Abuelos maltratados
El caso más común es el de la mujer víctima de los celos, la cólera o la negativa del esposo al divorcio. Sin embargo, comienza a aumentar una violencia de nuevo tipo: los padres y abuelos maltratados por hijos y nietos, que llegan a abandonarlos, encerrados en sus domicilios o arrastrados hasta lugares remotos. Durante los últimos doce meses han comenzado a darse casos de ancianos que huyen de sus domicilios o residencias, incluso en sillas de ruedas, intentando escapar de una vida marcada por la violencia.
La violencia de género se ha transformado en un síntoma de peligrosidad social grave: el 16 por ciento de los homicidios cometidos en Francia durante el año pasado fueron de violencia de género, dentro o fuera de la familia.
Un 28 por ciento de los delitos de género son perpetrados por hombres y mujeres de 41 a 50 años. Pero comienzan a aumentar los crímenes cometidos por hombres y mujeres de más de 70 años, y la violencia crece en las escuelas desde los 13 años de edad.
Ante tales indicadores sociales, Alliot-Marie ha propuesto a Nicolas Sarkozy la creación de «brigadas de protección de las familias». Deben comenzar a trabajar este mismo verano. Estarán presentes en todo el territorio nacional, en estrecha colaboración con los servicios sociales y las brigadas de lucha contra la delincuencia juvenil.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es