Actualizado Viernes, 05-06-09 a las 14:54
Definitivamente los popularmente conocidos como «bautizos civiles» están de moda. La alternativa laica al ritual de bienvenida católico al recién nacido tiene cada día más seguidores, entre ellos algunas caras conocidas como la actriz y periodista Cayetana Guillén Cuervo, cuyo retoño Leo se convirtió ayer jueves en protagonista del primer bautizo civil en la ciudad de Madrid.

Pero no es el primero ni de España ni de la Comunidad de Madrid. El pionero fue el Ayuntamiento barcelonés de Igualada, le siguió el municipio madrileño de Rivas Vaciamadrid y hace una semana El Borge, en Málaga. En el caso de Rivas, desde que en febrero de 2007 se estableciese esta ceremonia ya han sido 40 las familias que han decidido dar la bienvenida a su hijo con una ceremonia civil de otorgamiento de carta de ciudadanía, que es como realmente se denomina este acto, y la demanda es creciente, según aseguran a ABC.es desde el Ayuntamiento ripense.
El objetivo de este acto es que los padres con hijos con edades comprendidas entre los 0 y 6 años puedan sellar un compromiso escrito por el que se comprometen a defender los derechos de los niños.

Durante la ceremonia, el alcalde o concejal lee algunos de los artículos recogidos en la Convención Internacional de los Derechos de la Infancia (1989) e invita a los padres y familiares del niño a que la vida del niño sea lo más placentera posible, procurando el bienestar del menor. Fuera de lo que es el protocolo de un acto civil, las familias también pueden incluir lecturas elegidas personalmente o incluso música. El «bautizo» finaliza con la firma de la Carta Municipal de Ciudadanía del Niño y la Niña, en el caso de Rivas, cuyo Consistorio entrega además un obsequio en el que se incluye un pequeño regalo y un pack informativo con todos los servicios y programas locales destinados a la infancia.

De «bienvenida democrática» calificó ayer jueves el concejal madrileño Pedro Zerolo el acto que ofició en la Casa de la Panadería para el hijo de su amiga Cayetana Guillén Cuervo. En el caso de la capital, la ceremonia tuvo más un carácter simbólico que oficial porque el Ayuntamiento de Madrid aún no cuenta con un registro para que el acta quede oficializada. De hecho, el PSOE pedirá en el próximo Pleno del Ayuntamiento que se regulen los «bautizos civiles» ante la «demanda creciente» de este tipo de actos.

Enviar a:

¿qué es esto?