El ex presidente del Gobierno acusa al «número dos» del PSOE de «imprudencia temeraria». El PP pedirá explicaciones en el Congreso a De la Vega y Rubalcaba
Malestar en Interior con Blanco por poner en cuestión la seguridad de Aznar
Estado del automóvil de Aznar tras el coche - bomba que ETA le colocó el 19 de abril de 1995
José María Aznar hizo público ayer un comunicado a través de FAES en el que exige al ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, una «rectificación urgente y total» por lo que califica de «imprudencia temeraria, nunca cometida en la historia de la democracia española», al poner en cuestión los efectivos de seguridad de los que dispone en su calidad de ex presidente del Gobierno.
Blanco afirmó el pasado martes en el fragor de un mitin celebrado en Granollers (Barcelona) que el PP se había obsesionado con «un avioncito», -el Falcon oficial que José Luis Rodríguez Zapatero utiliza para acudir a los mítines en apoyo a Juan Fernando López Aguilar-, mientras que Aznar «nos cuesta cincuenta sueldos», en referencia a los agentes destinados a garantizar la seguridad del ex presidente.
FAES considera que es «profundamente irresponsable» que sean los propios miembros del Gobierno «los que revelen y pongan en cuestión los detalles de la seguridad de José María Aznar», víctima de un atentado en 1995 mediante coche-bomba y contra el que se planearon otros tres atentados más con misiles tierra-aire, según desveló la propia ETA en una entrevista publicada en «Gara» este mes de mayo.
Recuerda la nota que es Presidencia del Gobierno la que decide el dispositivo de seguridad de los ex presidentes, al tiempo que destaca la «profunda incoherencia» que supone que la misma persona que hace pocos días argumentó que el uso de aviones oficiales se justificaba por razones de seguridad, critique el número de escoltas de Aznar y los gastos que genera.
«Obsesión» del PSOE
Para FAES todo se inscribe en los, a su juicio, «empeños torticeros» y en la «continua obsesión» del PSOE por «socavar» y «desprestigiar» la figura del ex presidente del Gobierno, «en un nuevo intento por tapar los auténticos problemas del país».
Sin embargo, la reacción tanto de Aznar como del PP, sin contar con el estupor de los sindicatos policiales y hasta de Interior, no arredró al vicesecretario general socialista, que tiene que bregar con unos sondeos electorales poco proclives al PSOE. Es más, se reafirmó en la crítica, y como no hay mejor defensa que un buen ataque, dijo ayer de los populares que son unos «hipócritas» por hacer cálculos económicos con la seguridad de Rodríguez Zapatero y no con lo que Aznar sigue costando al erario público. Blanco, que negó haberse referido el martes al número de personas que se encargan de la seguridad del ex presidente, dijo limitarse a plantear al PP «una pregunta con la que se ha puesto muy inquieto porque no le gusta que le señalen, pero sí señalar a los demás».
Frágil memoria la del «número dos» socialista que en 24 horas parecía haber olvidado que se refirió a una cifra concreta, -«50 sueldos», dijo desdeñoso-, lo que provoco un malestar añadido en el PP al dar la sensación de que maneja datos que se deberían conocer en círculos restringidos, entre ellos, en Interior.
Precisamente, el Ministerio del que es titular Alfredo Pérez Rubalcaba, también se apuntó al comunicado para explicar que las FSE, «bajo la dirección del Gobierno», son responsables de la protección de los ex presidentes, para lo que dedica «todos los medios que se consideran necesarios. Así lo exige la seguridad de la personas protegidas». Pero lo más significativo del comunicado es lo que en medios políticos se ha interpretado como una desautorización a Blanco al agregar que «es una tarea de las Fuerzas de Seguridad que debe ser respetada siempre por todos».
Como González
También Felipe González cuenta con un fuerte dispositivo de seguridad, casi calcado al de Aznar, debido a su intensa actividad y frecuentes viajes al extranjero. No obstante, Interior ha acusado la crisis económica y el pasado mes de marzo comunicó al PP, tal y como informó ABC, que no seguiría financiando los gastos de los escoltas de Mariano Rajoy en sus desplazamientos fuera de España.
El PP quiere que la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, y Alfredo Pérez Rubalcaba den explicaciones sobre las palabras de su compañero de gabinete ministerial.
El líder del PP salió en defensa de antiguo jefe de filas al manifestar que Aznar «tiene la seguridad que corresponde a un ex presidente, como la tiene Felipe González y como la tendrá Zapatero dentro de poco cuando deje la presidencia del Gobierno». A juicio de Rajoy, la irrupción de Blanco responde a que «cuando no hay razones ni argumentos, cuando no quieren que se hable del Falcon ni de Chaves, hay que instalarse en el pasado y en la insidia». «El problema de los socialistas -dijo desde Caravaca de la Cruz (Murcia)- es que en esta campaña se han pasado, se han puesto muy nerviosos y no tienen más eje de campaña que agredir a los demás porque tienen que dar expoliaciones de lo que han hecho y de lo que no han hecho».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...