Sábado, 16-05-09
J. V. B.
ROMA. Benedicto XVI dijo a los periodistas que le acompañaron en su viaje a Tierra Santa que deseaba resaltar tres puntos de su viaje como «peregrino de paz». El primero, que «a pesar de las dificultades», ha visto que hay «un gran deseo de paz en toda Tierra Santa, un deseo común de paz».
El segundo aspecto de los tres resaltados por el Papa en relación con su histórico viaje es la constación de que «hay voluntad de diálogo interreligioso entre las tres religiones monoteístas (Judaísmo, Cristianismo e Islam) y una voluntad de colaboración». El tercer punto destacado por el Papa se refiere a que ha visto «un clima ecuménico muy alentador» en sus reuniones con los ortodoxos y los armenios.
Emoción en el Jordán
En el avión que le conducía a Roma desde Tel Aviv, Benedicto XVI reiteró que había ido a Tierra Santa como «peregrino de paz», y que entre los momentos más emocionantes de su viaje ha estado la visita a la zona del río Jordán en la que fue bautizado Jesús, así como su visita, ayer mismo, al Santo Sepulcro de Jerusalén. El Pontífice animó a los cristianos a seguir sus huellas y a peregrinar a Tierra Santa.
El Santo Padre llegó a Roma procedente de Tel Aviv, dando por concluido su viaje de ocho días por Tierra Santa, que le ha llevado a Jordania, Israel y los Territorios Palestinos. El avión en el que regresó, un Boeing 777 de la compañía aérea «El Al» aterrizó en el aeropuerto romano de Ciampino a las 16.45 hora local, tras recorrer los 2.250 kilómetros que separan ambas ciudades.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...