Viernes, 15-05-09
«La hora del colegio ha terminado», dijo un portero de un bar de copas de Almería a un grupo de jóvenes con síndrome de Down que se divertía pacíficamente en el local. La insultante invitación a marcharse constituye, a juicio de la asociación almeriense que aglutina a personas con esta discapacidad Asalsido, un claro caso de discriminación que conculca el Derecho, por lo que estudian ejercer acciones legales contra el propietario del pub.
Entre 25 y 35 años
Los jóvenes tienen entre 25 y 35 años y un grado de discapacidad bajo. Algunos están contratados por el Ayuntamiento y el resto trabaja en empresas privadas o en la propia asociación. En otras visitas no habían generado ningún problema en el pub.
Los chicos fueron al local «Ay Carmela» y, según fuentes de la asociación consultadas, estuvieron sin problemas hasta la 1.30 de la madrugada, hora en la que creció la afluencia de clientes. Entonces un portero se acercó a un monitor para indicarle que había que cerrar el colegio porque llegaba gente. El monitor se negó, pero el portero insistió en que harían bien en marcharse. La sugerencia surgió efecto y los chicos abandonaron el establecimiento tras apurar sus consumiciones.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...