Valoración:
Actualizado Lunes, 11-05-09 a las 21:09
Benedicto XVI ha honrado hoy a las víctimas del Holocausto en el Memorial «Yad Vashem» de Jerusalén, donde ha abogado por que "nunca más un horror similar pueda deshonrar a la humanidad". «¡Que los nombres de estas víctimas jamás se olviden, que sus sufrimientos jamás sean negados, olvidados o rebajados. Que todas las personas de buena voluntad vigilen para erradicar del corazón humano cualquier cosa que lleve a tragedias similares a esta!», ha clamado el Papa.

En el interior del Memorial, donde descansan las cenizas de los judíos asesinados durante el nazismo y están escritos sus nombres, Benedicto XVI ha homenajeado a las víctimas de dos maneras: ha reavivado la «llama de la memoria» y ha depositado una corona de flores en las lápidas.

Durante el acto, emocionante y estremecedor, el Papa ha estado acompañado por el presidente israelí, Simon Peres, el titular del Parlamento israelí (Knesset), Reuven Rivlin, y el rabino del Memorial. La visita al Yad Vashem tenía una connotación especial en el caso de Benedicto XVI ya que este Papa fue también en cierto modo una víctima del nazismo. Su padre que era comisario se tuvo que cambiar de pueblo en diferentes ocasiones por los conflcitos con los camisas pardas, yc además, cuando era seminarista le obligaron a inscribirse en las juventudes hitlerianas para ir a trabajar a una batería antiaérea en Munich.

El Pontífice ha aprovechado la ocasión para charlar con algunos supervivientes del Holocausto que se encontraban en el acto homenaje, a los que ha ido saludando y cruzando unas palabras mientras les sostenía las manos.

Anexo al Yad Vashem también hay un Museo en el que se exhibe una foto del papa Pío XII bajo un polémico epígrafe en el que se le acusa de haber callado mientras millones de judíos eran conducidos a los campos de exterminio. Aunque altos dirigentes vaticanos expresaron su malestar y pidieron que fuera retirada la foto, al considerar que son falsas las acusaciones contra Pío XII, ésta permanece por lo que hoy Benedicto XVI no visitó el museo.

De hecho, desde que aterrizó en Israel, la visita está teniendo un carácter muy familiar. Antes del acto de Yad Vashem, el Papa ha visitado a Peres en el palacio presidencial, donde han degustado unas frutas. El presidente israelí ha obsequiado al Pontífice con un ramo de espigas de trigo, mientras que Benedicto XVI ha le ha regalado un esmalte que reproduce un candelabro de siete brazos (Menorah), realizado en los Museos Vaticanos. Además, ambos jefes de Estado han plantado juntos un pequeño olivo en el jardín de la casa presidencial.


Polémica por Pío XII
El Papa firmó en el libro de honor de Yad Vashem, donde escribió "La misericordia de Dios no se ha agotado". La visita al Memorial del Holocausto, que realizan todas las autoridades del mundo que visitan Israel, está precedida por la polémica sobre la foto de Pío XII.
La comunidad judía siempre ha acusado a Pío XII (1939-1958), cuyo papado coincidió en parte con el nazismo y en su totalidad con la II Guerra Mundial (1939-1945), de antisemita y de no haber elevado la voz con más fuerza contra Hitler, algo siempre negado por el Vaticano, que asegura que el Papa Pacelli ayudó a salvar a numerosos judíos durante la contienda.
Asimismo, la comunidad judía se opone a la beatificación de Pío XII, proceso que ya está en marcha, a la espera de que Benedicto XVI firme la causa y sea proclamado beato. De momento el Papa alemán se ha tomado, según el Vaticano, un tiempo de "reflexión". Ante la visita de hoy, líderes religiosos católicos pidieron al Papa que no viajara hasta que Israel quitase esa foto.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Comentarios: