Valoración:
El transbordador espacial Atlantis despega de la plataforma de lanzamiento / EFE
El ojo del Universo
El Hubble fue colocado en órbita a 730 kilómetros de la Tierra el 27 de abril de 1990, en una misión del transbordador Discovery. Desde entonces ha orbitado el planeta más de 97.000 veces y ha brindado a más de 4.000 astrónomos algunas de las imágenes más imponentes del Universo, por lo que se le considera uno de los proyectos que más han contribuido al descubrimiento espacial y el desarrollo tecnológico. Desde que entró en funcionamiento ha captado cientos de miles de fotografías de espectaculares colores. Entre sus grandes descubrimientos están la fijación de la edad del universo (13.700 millones de años), la determinación de que virtualmente todas las galaxias mayores tienen agujeros negros en su centro y el dato de que el proceso de formación de planetas es relativamente común. El Hubble también permitió detectar por primera vez la presencia de moléculas orgánicas en la atmósfera de un planeta que orbita otra estrella que no es el Sol, así como determinar que la velocidad de expansión del Universo se acelera, impulsada por una fuerza desconocida (la energía oscura) que compone más del 75% del Universo
Actualizado Miércoles, 13-05-09 a las 10:25
El Atlantis ha despegado a la hora convenida. A las 20.01 (hora peninsular) del lunes la nave partió con éxito del Centro Espacial Kennedy, en el sur de Florida (EE.UU.), para reparar la miopía del viejo Telescopio Espacial Hubble (HST, por sus siglas en inglés). La misión tripulada transportará nuevos equipos, repuestos para las cámaras estropeadas y baterías que deberán mantener el instrumento científico en funcionamiento de cinco a diez años más. Después, el ojo que ha mostrado al mundo las imágenes más maravillosas del Universo pasará a formar parte de la basura espacial y caerá en el olvido, a pesar del rechazo de la comunidad científica.
30.000 espectadores han observado la entrada de los astronautas en la nave. Ha sido todo un espectáculo. Al grito de «Let's go, yeah!», el comandante de la misión, Scott Altman, se ha dirigido a la nave junto a sus seis compañeros. La misión conlleva un riesgo especial, más alto que en cualquiera de las cuatro visitas de mantenimiento que se han hecho en los 19 años de vida del telescopio, ya que algunos de los equipos que se intentarán reparar no están diseñados para ser manejados en órbita. De hecho, el viaje fue cancelado hace cinco años por considerarse muy peligroso.
En cinco paseos
El Atlantis se aproximará al Hubble el miércoles y lo atrapará con su brazo articulado, a unos 563 kilómetros de distancia de la Tierra. Una vez anclado en la bodega de carga, los astronautas saldrán de la nave y comenzarán las reparaciones, que incluyen mejoras en la cámara avanzada, la panorámica, el espectrógrafo, el centro de control y las placas de protección. Muchos aparatos están «ciegos», ya que han pasado siete años desde que alguien se acercara a «apretar las tuercas». Los astronautas necesitarán once días y cinco paseos espaciales para completar la tarea.
Dos miembros de la tripulación ya habían visitado el Hubble con anterioridad, razón por la que fueron elegidos para este trabajo tan difícil como una cirugía. A pesar de las dificultades, los cosmonautas creen que merece la pena arriesgar sus vidas. «Sólo hago esto por algo que considero realmente importante, y el Hubble es realmente importante», aseguraba días antes de partir el jefe de reparaciones, John Grunsfeld, que realizará su tercer viaje al observatorio. El Hubble «nos ha enseñado el camino» hacia galaxias lejanas y las actuales fronteras del universo conocido, explica Altman.
Sin refugio en la ISS
A diferencia de los acoplamientos con la Estación Espacial Internacional (ISS), los astronautas del Atlantis no estarán adosados a ninguna base de operaciones, sino que el transbordador será su único refugio en caso de problemas. Eso significa que si el Atlantis sufre una avería durante el lanzamiento o cuando esté en órbita, no podrán refugiarse en la Estación Espacial. Si se queda encallado en el Hubble, los astronautas podrían refugiarse en el transbordador durante veinticinco días, antes de quedarse sin aire. Además, existe una posibilidad entre 229, una proporción muy alta para este tipo de viajes, de que una pieza de basura espacial o un micrometeorito provoque una catástrofe en el Atlantis.
La tripulación tendrá una seguridad sin precedentes: el transbordador Endeavour aguardará en la plataforma de lanzamiento por si es necesario un plan de rescate. Sin embargo, no hay garantía de que pueda llegar a tiempo, ya que llevaría de tres a siete días, por lo menos, enviar la ayuda al espacio.
Si tiene éxito esta misión, la quinta y última de reparación y mejora del Hubble, «empujará aún más las fronteras de cuán lejos en el espacio y cuán atrás en el tiempo puede ver la humanidad», ha indicado la NASA.
.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios: