Valoración:
«Lo que más impresiona en México es la pérdida de la convivencia»
-Describa como es hoy la ciudad de México, donde vive.
-Es un día anormalmente tranquilo. Salgo a la calle y abordo un taxi sin pelearme con nadie. Llego al trabajo en 15 minutos cuando normalmente tardo 35, no hay atascos. Me subo al taxi, veo que el taxista no lleva cubrebocas y bajo corriendo las ventanillas. Hoy es mi mi primer día con cubrebocas, pues he tenido dificultad para encontrarlo porque están agotados y me siento extraña. Al principio me hace sentir bien pero al cabo de 10 minutos me empieza a angustiar. Al llegar a la oficina, dejo mis cosas y me lavo las manos, abro todas las ventas de la oficina para que se ventile la habitación.
-¿Qué impresiona más?
-La pérdida de la convivencia. Hace días que no veo a mis amigos, con los que me comunico por teléfono. La falta de la cotidianeidad en los hábitos cotidianos, por ejemplo abrir las puertas. Trato de abrirlas utilizando un trozo de tela de la chaqueta o un pañuelo de papel. Y me da pereza ir al supermercado, a pesar de que casi no tengo comida en casa. El Parque México, uno de los más bonitos y grandes de la ciudad, que generalmente está rebosante de niños, mayores, adultos, gente paseando a su perro y haciendo ejercicio está casi desierto. Y los vendedores ambulantes de frutas, frutos secos, bebidas... con las manos vacías sin público.
-¿Cómo se siente?
-Los sentimientos son contradictorios pues mientras te sientes bien porque la temperatura es primaveral y además la ciudad está casi desierta, no puedes hacer otra cosa que quedarte en casa encerrado, conectada a internet ...Impresiona irte fijando en si la gente lleva máscaras o no y que cuando uno estornuda te apartas. Impresiona ver que la zona de Polanco, una de las más «chic» y comerciales de México esté casi vacía con restaurantes sin terrazas y con las puertas cerradas. Esto, en una ciudad que vive las 24 horas los 365 días del año, es impresionante.
-¿Qué dice la gente?
-La gente dice de todo. Unos que el Gobierno miente sobre las cifras y que son mayores; otros que la epidemia es mentira y que es una artimaña del Gobierno para desviar la atención sobre otros asuntos como la crisis económica o el narcotráfico; otros que los narcos fueron los que diseñaron el virus o que fueron los gringos que experimentaban con los vecinos mexicanos... Pero, en general, la gente ha reaccionado maravillosamente, con mucha disciplina y siguiendo al pie de la letra las medidas de prevención.
-¿Ha aumentado la actividad de la embajada?
-Sí. Llama mucha gente, mexicanos preguntando si pueden viajar a España o turistas españoles preguntando qué tienen que hacer, aunque estas son las menos. La colonia está en calma ya que la mayoría es gente muy integrada.

-¿Tiene miedo?
-No. Aunque ayer nos pusimos un poco nerviosos cuando en medio de la crisis por la epidemia tembló la tierra (como se dice aquí a los terremotos) y nos acordamos de las 7 plagas. ¿Qué más podía pasar? En este momento salimos a la calle y nos miramos todos entre risas y estupor.
-¿Cómo está su familia en Villalán de Campos (Valladolid)?
-Muy preocupados por las noticias que llegan a España. Mis padres reciben muchas llamadas, pero yo trato de tranquilizarlos. Les hablo todos los días cuando me levanto y ellos me llaman cuando finaliza mi jornada laboral.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Comentarios:
Más noticias sobre...