Pide a la UE un «cambio de estrategia», ya que la presión militar ha desplazado a los piratas hacia el sur
El sector pesquero denuncia que Defensa no puede proteger a sus buques en Somalia
Casi ocho meses después de que España enviara a la costa de Somalia un contingente militar para la lucha contra la piratería, la flota atunera española que se encuentra faenando en la zona se encuentra decepcionada por la escasa eficacia de este dispositivo, integrado por un avión P3-Orión, una fragata y un petrolero, todo ello con una dotación de unos 395 militares. El resultado de la misión no está cubriendo el principal objetivo que llevó al sector pesquero a reclamar la ayuda del Gobierno: la defensa de los barcos españoles de los ataques piratas en la zona más rica de atún, situada en el Golfo de Adén, ante la imposibilidad de poder acceder al caladero. El sector da ahora la voz de alarma, ya que el próximo mes de mayo es cuando comienza la campaña del atún, que se prolongará hasta noviembre.
¿Por qué los resultados de la misión son tan negativos para la flota española? La explicación está en que los militares españoles, al incorporarse a la misión Atalanta de la Unión Europea, sólo están operando en el Golfo de Adén para defender los intereses de la UE relacionados con el tráfico mercante. La presencia militar europea ha desplazado a los piratas al sur del Oceano Índico, a la altura de Tanzania, donde se encuentra la flota española. Esta flota, formada por 20 buques de bandera de nuestro país (15 atuneros y 5 barcos auxiliares), más otros 14 de bandera Seychelles pero de propiedad española (8 atuneros y 6 auxiliares), se ha visto obligada a refugiarse en el canal de Mozambique, ya que nadie los puede defender de los piratas, al ser una zona muy alejada de la que se encuentra el contingente militar.
«Los barcos atuneros españoles no pueden llegar a Yibuti, donde se encuentran los militares españoles, y lo máximo que alcanzan es subir el ecuador hacia el norte, y ya es un riesgo tremendo», comenta a ABC el director gerente de la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores, Julio Morón. «Sentimos una gran pena de que el esfuerzo realizado por el Gobierno español no sirva para defender los intereses de los barcos españoles», añade Morón, quién pide a la UE «un cambio de estrategia en la acción militar».
Este cambio de estrategia que propone el sector se concretaría en la «posibilidad de que haya una base militar alternativa en Seychelles, «para que todo el operativo militar no se concentre en Yibuti». El sector tiene la intención de explicar su situación al Gobierno, pero hasta ahora no ha recibido respuesta a las peticiones de reuniones dirigidas a los ministros de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos; Defensa, Carme Chacón, y Medio Ambiente, Rural y Marino, Elena Espinosa.
La situación es tan grave que los atuneros españoles prácticamente ya no salen a faenar: «Llevamos casi un mes de parada técnica y los barcos han tenido que refugiarse en el canal de Mozambique, donde la pesca es más escasa», comenta Morón, lamentándose de que es imposible volver a los caladeros del golfo de Adén, más ricos para la pesca del atún. Esta realidad no sólo afecta a los barcos españoles, sino que la flota francesa también tiene los mismos problemas: «La situación es tan grave que los francesas se están planteando la posibilidad de llevarse los barcos y no salir a faenar. España puede seguir el mismo camino», subraya Morón.
El principal perjuicio que puede ocasionar esta negativa a faenar es el descenso de la cifra de negocio. Ya comienza a afectar, al no poder trabajarse en la zona más rica. Los cálculos que se realizan desde esta organización pesquera es que el descenso puede rondar hasta el treinta por ciento de los aproximadamente 300 millones de euros que ingresan al año.
La queja del sector pesquero español merece la comprensión de los militares consultados por ABC, que reconocen que su operativo sólo protege la ruta de los barcos mercantes, como marca la Unión Europea, y que no pueden salirse de los límites establecidos en la operación. Uno de los objetivos fundamentales de la operación Atalanta es la protección de estos barcos que llevan la ayuda humanitaria a la zona, en cumplimiento de los programas de alimentación.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...