«He intentado desmontar muchos mitos sobre el 23-F»
Viernes, 17-04-09
La imagen de Adolfo Suárez sentado en su escaño de presidente en absoluta soledad el 23 de febrero de 1981, mientras el resto de diputados se agazapan bajo sus asientos tras las órdenes de Tejero, se convirtió para Javier Cercas en «una obsesión» que le movió a escribir esta «novela frustrada», «Anatomía de un instante» (Mondadori). «He escrito una historia de no ficcción utilizando los elementos de la novela».
Tras el éxito de su anterior incursión en la historia española con «Soldados de Salamina», regresa ahora con una reflexión muy documentada sobre lo que sucedió aquel 23 de febrero y los antecedentes que llevaron a tambalearse durante unas horas la democracia. En el centro de la instantanea sitúan a tres personajes, tres cadáveres políticos -Suárez, Gutiérrez Mellado y Carillo-, que fueron los únicos que no se echaron al suelo. «Mi pregunta es por qué esos tres tipos son los únicos que no se tiran. Para intentar formularla con la mayor precisión escarbo en sus biografías», explica.
Así Cercas traza líneas -profesionales y personales- entre estos tres hombres tan distantes en algunos aspectos y tran próximos en otros, y cuya suma contribuyó a echar a andar la democracia. «He intentado reconstruir cómo se veía en aquel momento a Suárez. Su imagen ante el país era malísima. Era el personaje más atacado -por su propio partido, por los empresarios, por la iglesia...-. Y sólo se puede entender el golpe si se reconstruye eso». Sin embargo, a lo largo de las más de 400 páginas del libro, Cercas atribuye al ex presidente un importante papel en la transición. «Con todos sus defectos hizo una cosa muy difícil, pasar de una dictadura a una democracia sin romper el cristal, algo que era inverosímil».
La participación del Cesid
Con tanta tinta derramaba para explicar aquella fecha, Cercas se muestra humilde sobre lo que su libro, «más dirigido a un público joven que no vivió golpe», puede aportar a la memoria colectiva: «Eso es algo que tienen que decidir los historiadores. No creo que existan ya muchos enigmas pero sí he intentado escuchar, ver y leer con atención y darle un sentido a eso. Pero por supuesto que hay cosas nuevas». Entre ellas, el escritor no se muestra tan seguro sobre la teoría de que el Cesid interviniera en el golpe, como se desprende de un informe publicado en muchos libros. «En realidad he intentado desmontar muchos mitos». Uno de ellos es la participación del Rey Juan Carlos, que Cercas descarta pero al que acusa de no actuar «de manera absolutamente ejemplar durante él. Era joven y creo que se equivocó antes del golpe, como lo hizo casi toda la clase política, y por eso se desencadenó, al estirar las costuras de la democracia demasiado».
También ha intentado demontar muchos de los clichés que se han ido repitiendo a lo largo de estos años, y que han situado en el centro de la conspiración a importantes personajes de la vida pública que «no participaron». De todo su trabajo de documentación,a lo largo de tres años, Cercas destaca los 35 minutos de grabación de TVE, «que son una bomba y absolutamente hipnotizantes».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...