Veinte pacientes permanecen libres de la enfermedad sin inyectarse insulina
Un autotrasplante de células madre adultas logra controlar la diabetes
El trasplante permitirá al enfermo de diabetes vivir sin inyectarse insulina
Actualizado Martes, 14-04-09 a las 21:05
Las células madre también podrían ser la última esperanza de las personas con diabetes tipo 1, la que obliga a depender de inyecciones diarias de insulina. Investigadores de la Universidad Northwestern de Chicago (EE.UU.) y Sao Paulo (Brasil) han demostrado que un trasplante de células madre obtenidas de la médula ósea del propio paciente es capaz de mantener bajo control la glucosa durante cuatro años sin tener que recurrir a inyecciones diarias de insulina.
El estudio es pequeño —sólo se ha realizado en 23 pacientes— pero demuestra que el tratamiento funciona y los efectos perduran. Los resultados de esta esperanzadora terapia se publican hoy en «JAMA», la revista de la asociación médica americana.
La terapia funcionó en 20 de los 23 pacientes tratados. Todos necesitaban inyectarse diariamente para mantener bajo control su enfermedad y tras la inyección de células estuvieron una media de dos años y medio sin pincharse. Uno de ellos logró estar más de cuatro años sin inyectarse insulina; cuatro, durante tres años; tres, dos años y cuatro más pudieron disfrutar de un año sin el fármaco.
Voluntarios jóvenesEn otros ocho casos, el trasplante de células tuvo un efecto transitorio y tuvieron que recurrir a inyecciones de insulina, pero a muy bajas dosis. El ensayo clínico se realizó entre 2004 y 2008 en Brasil. Los voluntarios que participaron en el ensayo eran jóvenes, entre 13 y 31 años.
Por si hubiera alguna duda de que la estrategia funcionó y el éxito no se debía a otros factores, como la dieta, los investigadores aportan datos: el control glicémico tras el trasplante fue bueno y los pacientes tratados también experimentaron una subida de los niveles del péptido C, un factor que indica si el organismo es capaz de producir insulina por sí mismo. Y los pacientes tratados conseguían generar su propia insulina, incluso en los casos en los que no funcionó también la terapia.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...