El perfil del paciente con más riesgo responde a un varón, heterosexual, inmigrante y de mediana edad
Casi un tercio de los españoles con sida es diagnosticado tarde
Un enfermo de sida que prefiere mantenerse en el anonimato / JAVIER PRIETO
Actualizado Miércoles, 01-04-09 a las 17:52
En España, casi tres de cada diez pacientes infectados por el virus del Sida descubren su enfermedad cuando ésta ya se encuentra en fase avanzada, por lo que la carga viral es alta y el sistema inmune está deteriorado. En un encuentro celebrado en Windsor (Reino Unido) sobre el tratamiento de VIH en pacientes con diagnóstico tardío, los especialistas también señalaron que los que más riesgo sufren de no ser diagnosticado a tiempo son los hombres, heterosexuales, inmigrantes y de entre 45 y 50 años.
Como consecuencia de este descubrimiento tardío, los tratamientos antirretrovirales muestran una falta de efectividad y una mayor toxicidad. Además, este desconocimiento incrementa las transmisiones a personas no infectadas y aumenta la tasa de mortalidad (más de las tres cuartas partes de los fallecidos asociados al sida pueden estar derivados de un diagnóstico en fase avanzada).
Según los especialistas participantes en el encuentro médico, el perfil del paciente con mayor riesgo en España de ser diagnosticado cuando la enfermedad ya está en fase avanzada es un varón, heterosexual, inmigrante y de entre 45 y 50 años. De hecho, señalaron que estos grupos de riesgo "son los responsables de la mitad de las nuevas infecciones por VIH que se registran en toda Europa, en proporción casi tres veces más que las procedentes de pacientes diagnosticados en fases tempranas".
En este sentido, la directora clínica del Departamento de Medicina General, VIH/sida y Medicina Torácica del Royal Free Hospital de Londres, Margaret Johnson, defendió que la manifestación y detección tardía de esta infección "no sólo tiene un impacto negativo sobre el propio paciente sino también sobre el resto de la población". En este sentido, el director de la Clínica Universitaria de Bonn (Alemania), Jurgen Rockstroh, definió este diagnóstico temprano como "una herramienta clave para impedir que la epidemia siga propagándose".

La detección precoz reduce la mortalidad
Por ello, añadieron que dada la gravedad de este asunto en Europa Occidental, es imprescindible tomar medidas urgentes que ayuden a ampliar el diagnóstico y el tratamiento precoz, así como a reducir el estigma que existe entorno a esta enfermedad. Los beneficios del diagnóstico temprano han sido señalados en numerosos estudios., ya que la detección precoz del VIH contribuye a reducir la mortalidad a corto plazo (con una mejoría general del 56%), y también la de aquellas que adquirieron la infección a través de relaciones heterosexuales (donde se aprecia una mejoría del 32%).
Y es que según Rockstroh, el tratamiento temprano facilita una mejor recuperación del sistema inmunológico del paciente, evita la progresión a sida y reduce las posibilidades de fallecer y desarrollar enfermedades asociadas. No obstante, las tasas de diagnósticos tardíos varían según el país y la definición utilizada. Así, mientras que en España, al 28% de los pacientes se le detectó la enfermedad durante el mismo mes o inmediatamente antes de que fueran diagnosticados de sida, en Reino Unido, Francia e Italia, el 33%, 38% y 39%, respectivamente, tenían en el momento del diagnóstico una tasa de CD4 (glóbulos blancos que "dirigen" el ataque del sistema inmune contra las infecciones) menor a 200/mm, o una enfermedad que progresaba a sida durante el año del diagnóstico.

Estos pacientes tienen un mayor riesgo de adquirir infecciones oportunistas, desarrollar diferentes enfermedades en un corto periodo de tiempo y tener una peor respuesta al tratamiento cuando empieza la Terapia Anti Retroviral de Gran Actividad. Y es que los últimos estudios confirman la necesidad de iniciar el tratamiento cuando el recuento de CD4 oscile entre los 350 y los 500/mm.
A rasgos generales, en Europa, entre el 15% y el 38% de los pacientes de VIH positivos es diagnosticado y tratado cuando la infección ya ha evolucionado a sida. Pese a estas cifras, el jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, Santiago Moreno, lamentó que a nivel europeo no existiera una definición "estándar" de manifestación tardía de la enfermedad ni guías clínicas que indiquen a los profesionales como actuar ante estos casos.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...