Jueves, 26-03-09
La Semana Santa de Toledo seguirá siendo sobria, fervorosa y callada, como sus actos litúrgicos y procesiones. Al menos por las calles de la ciudad, ninguna de las procesiones escenificará la protesta de los cofrades contra la reforma de la Ley del Aborto, como expresa la campaña del niño y el lince de la Conferencia Episcopal Española que tanta polémica ha suscitado.
Ayer, en rueda de prensa, la Junta de Cofradías de Toledo, que aglutina a una veintena, dio lectura de un comunicado para expresar su postura oficial sobre este asunto, en el que la euforia inicial de algunos de sus miembros quizá llevó a pensar que las procesiones toledanas llevarían a su paso por las calles de Toledo un mensaje claro en contra del aborto y a favor de la vida, aunque sólo fuera con la exhibición de un lazo blanco, como ocurrirá en la ciudad de Córdoba.
«No se notará en nada»
Pero no. La Junta Directiva de Hermandades y Cofradías de Semana Santa, «en consonancia con la autoridad eclesiástica», manifiesta que «las hermandades y cofradías, como asociaciones públicas de fieles pertenecientes a la Iglesia Católica, dan su apoyo a todas las iniciativas en la defensa de la vida desde la concepción del hombre hasta su muerte natural y el rechazo a la reforma legislativa del aborto».
Asimismo, subrayan que «la Semana Santa de Toledo debe ser un signo de unidad y piedad popular, expresión de valores fundamentales de la fe y la moral cristiana, donde celebremos la entrega, muerte y resurrección de Jesucristo». Y ya está.
En las preguntas posteriores al consiliario de Semana Santa, José Antonio Jiménez, y al presidente de la Junta de Cofradías, Fernando de la Macorra, quedó claro que «no se notará en nada» que los cofrades son contrarios al aborto» y que las procesiones «no llevarán un lazo blanco» y no se utilizará la festividad religiosa hacerse eco de esta protesta. Pasada la Semana Santa sí habrá otros actos, como cursillos de formación y campañas de apoyo a embarazadas.
Llamadas de toda España
De la Macorra, quien señaló que le han llamado de ciudades de España con gran tradición religiosa para que Toledo se sume a la protesta, quiso dejar claro que «ellos hacen su Semana Santa y nosotros la nuestra; cada uno es libre», y subrayó que el Ayuntamiento, a quien agradeció su activa colaboración con las cofradías, «ha sido informado ya que tendrán que procesionar con nosotros».
El consiliario incidió en que «en Toledo, con un alcalde socialista, el Ayuntamiento procesionará con nosotros, y hay que mimar nuestras relaciones con las administraciones civiles para conseguir que la Semana Santa toledana sea declarada de Interés Turístico Internacional». Preguntado José Antonio Jiménez por si la Junta de Cofradías había recibido algún tipo de presión por parte del Ayuntamiento o de la Junta de Comunidades para que las procesiones no exhibieran la protesta contra el aborto por las calles de Toledo, lo negó rotundamente, y dijo que «se ha mantenido un coloquio sereno con la concejal de Turismo, Milagros Tolón, y el propio alcalde, Emiliano García-Page, que ya antes de la reunión de hoy respetaban nuestra decisión, con lazo blanco o sin él».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...