El presidente del Gobierno llamó al líder de la oposición ante el temor de quiebra de algunas entidades financieras
Sábado, 14-03-09
José Luis Rodríguez Zapatero telefoneó a Mariano Rajoy en la semana postelectoral para pedir su ayuda ante el temor de quiebra de alguna caja de ahorros, según ha podido saber ABC. Fuentes conocedoras de dicho contacto señalaron que la conversación fue breve -apenas dos minutos- y concreta y no dio para entrar en otras consideraciones.
Muy crípticamente, Rajoy admitió hace días que en esa conversación se habló «de economía, pero no de política económica». La pista era cierta. Como ya pasara cuando se aprobaron las medidas económicas para ayudar al sistema financiero, el Gobierno parece interesado en recabar también esta vez el apoyo del primer partido de la oposición ante la posibilidad de que alguna entidad bancaria o caja de ahorros empiece a pasar por dificultades. Rajoy expresó su disponibilidad a apoyar a las entidades financieras, aunque también se interesó por saber de qué forma y con qué objetivos se va a entrar a rescatar a dichas entidades.
Crítico con las fusiones
Cabe resaltar que el PP está siendo muy crítico con la fusión de Unicaja y Caja Castilla-La Mancha, una operación que tacha de política y de estar fraguada en Ferraz, al tratarse de cajas de dos comunidades socialistas.
A pesar de ello, o quizá por ello, Zapatero, como ya hiciera en su día el gobernador del Banco de España, llamó a Rajoy para buscar su complicidad en el posible rescate de entidades financieras. Precisamente ayer el Grupo Popular del Congreso registró una iniciativa en la que pide al Gobierno que presente una «hoja de ruta» sobre la reestructuración del sistema financiero que «minimice» los recursos públicos empleados en el mismo, rechazando un «proceso indiscriminado» de recapitalizaciones.
El PP se une así a la petición de las cajas de ahorros, que, como informó ABC el lunes, han solicitado al Gobierno un protocolo de intervención de las entidades financieras. El Ejecutivo, sin embargo, no está muy por la labor de poner encima de la mesa esa «hoja de ruta». El vicepresidente económico, Pedro Solbes, aseguró esta semana que España ya tiene experiencia y que no hay nada nuevo que inventar en el caso de que sea necesaria alguna intervención. Eso sí, Solbes se ha mostrado partidario de que las recapitalizaciones bancarias se realicen a través del Fondo de Garantía de Depósitos, que se dotaría con recursos públicos en caso de que se agotaran los que actualmente tienen disponibles, y ha rechazado nacionalizaciones. De este modo parece que el Ejecutivo está en línea con las peticiones de la patronal de los bancos, la AEB, cuyo presidente ha rechazado el rescate de entidades no viables.
En lo que tampoco se ponen de acuerdo Gobierno y PP es en las medidas para afrontar la crisis. Rajoy pedirá esta semana a Zapatero un giro en su política económica para afrontar los más de 3,5 millones de parados.
A pesar de que su conversación telefónica se produjo pocos días después de la doble consulta electoral del 1-M, ambos dirigentes no hablaron del escenario que se abre en el País Vasco, donde sus partidos han iniciado un proceso de diálogo que asegure un gobierno estable bajo la presidencia del socialista Patxi López.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...