El grupo municipal socialista cayó ayer en un profundo error que, cinco horas después, reconocía en un comunicado. Por la mañana, su portavoz, David Lucas, acusaba a un ex concejal de Gallardón de haber realizado adjudicaciones a familiares de aquél. Pero luego se dio cuenta del error, rectificó y pidió disculpas, no sin antes culpar de lo sucedido a la Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS).
La cronología de este baile de acusaciones, rectificaciones y desmentidos es la siguiente. Por la mañana David Lucas denunció que la EMVS adjudicó, durante la presidencia de Sigfrido Herráez, seis promociones de construcción a una empresa que preside su suegro y de la que es consejera su esposa, María Gálvez. Avisaba de que sus servicios jurídicos estudiarían si había indicios de delito para denunciar. Además, pedía responsabilidades políticas al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, por nombrar a Herráez concejal de Vivienda entre 2003 y 2005.
Pero los socialistas rectificaron aduciendo que contaban con nuevos datos que echaban por tierra lo dicho cinco horas antes por Lucas. Reconocían que podían haber dañado la honorabilidad de las personas.
Fuentes municipales indicaron que los datos de la EMVS que el socialista calificaba de erróneos no eran tales, sino que la equivocación partía de una mala interpretación realizada por el PSOE municipal. «La EMVS no va a rectificar los datos de las empresas referidas», añadió el Consistorio.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...