Valoración:
Actualizado Jueves, 05-02-09 a las 20:20
Más de 130 esqueletos y restos humanos se exhiben desde hoy por primera vez en España en el Museo Egipcio de Barcelona en una exposición que muestra el amplio abanico de enfermedades y dolencias que padecieron nuestros antepasados. Procedentes de 32 instituciones de todo el mundo, las piezas de esta exposición muestran un amplio abanico de enfermedades, entre anomalías congénitas, degenerativas, infecciones, tumoraciones, traumatismos o lesiones por violencia.
"Esqueletos enfermos", que se exhibirá en Barcelona hasta el próximo 30 de junio, reúne piezas de diferentes períodos históricos, desde la Prehistoria hasta hace poco más de cien años. La directora del Museo Egipcio, Mariangela Taulé, ha comentado hoy en la presentación que el objetivo de esta exposición es "conocer y documentar las enfermedades que han acompañado al ser humano".
La exposición, que ha supuesto más de dos años de preparación e investigación, ilustra asimismo, en palabras de Taulé, que "arqueología y paleopatología trabajan juntas y permiten saber no sólo de qué murieron esos individuos y qué enfermedades padecieron, sino también deducir las condiciones sociales en las que vivían".
Las mismas enfermedadesEl paleopatólogo Albert Isidro, comisario de la muestra junto con Assumpció Malgosa, ha subrayado que "en el recorrido expositivo el público podrá constatar que las enfermedades que padecían nuestros antepasados son las mismas que tenemos hoy, como la poliomielitis, la tuberculosis, la lepra, la peste blanca o los tumores benignos y malignos".

Otros huesos denotan fracturas por osteoporosis y tumoraciones óseas y otros nos muestran, añade Isidro, "marcas de cortes de espada que llegaron a cicatrizar o trepanaciones sorprendentes (del tamaño de una nuez) que permitieron la curación del individuo". Otras lesiones, como las fracturas que se pueden ver en las primeras vértebras cervicales, sugieren ejecuciones violentas, mientras que cortes limpios, situados más o menos en el mismo segmento anatómico, son "típicos de las decapitaciones por espada o por hacha".
Precisamente, una de las principales líneas de estudio de las lesiones por violencia son los signos de supervivencia del individuo centrados en la regeneración que muestran los límites de la lesión. Al observar algunas de estas curaciones, los arqueólogos pueden comprender mejor el tejido social de esas poblaciones antiguas: "muchas de estas enfermedades, sin un entorno social cohesionado, que apoyara al enfermo, no le habrían permitido sobrevivir", argumenta Isidro.
Según Isidro, las lesiones óseas son los que mejor puede identificar la paleopatología. En la exposición se exhibe el rastro de la enfermedad en tiempos anteriores a los homínidos en dos dinosaurios del Cretácico, un elefante del Pleistoceno y en diferentes trilobites.

La exposición dedica también un apartado al análisis molecular, ya que algunas enfermedades genéticas o infecciosas son susceptibles de este tipo de estudio. De hecho, concretan los comisarios, "la enfermedad infecciosa es muy frecuente en el ser humano en todos los períodos de su historia y las infecciones son una evidencia bastante frecuente entre los hallazgos arqueológicos".
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Más noticias sobre...