Hallan restos humanos en los sótanos del Congreso de los Diputados
Imagen del Congreso de los Diputados
Actualizado Miércoles, 04-02-09 a las 00:23
Durante las obras de saneamiento y rehabilitación que se están llevando a cabo en los sótanos del Palacio del Congreso de los Diputados se han encontrado, hoy martes por la mañana, restos humanos en las excavaciones que se están realizando, procediéndose inmediatamente a la paralización de los trabajos en curso en dicha zona. Según ha podido saber ABC, se trata de dos cráneos y varios huesos.
La Cámara ha comunicado los hechos a la policía científica, dándose traslado de la información al forense y al órgano judicial competente. Aunque en una primera impresión se trata de restos muy antiguos, se han retirado para su análisis, sin que en estos momentos se pueda precisar ningún dato más hasta que no se disponga de los respectivos informes, según informó el departamento de comunicación del Congreso de los Diputados.
Según explicaron fuentes del Congreso, este martes por la mañana e encontraron dos cráneos, pero probablemente habrá más. La forense llegó a media tarde a la Carrera de San Jerónimo y rápidamente saltaron las alarmas. ¿Una forense en el Congreso? Cuando se confirmó la noticia del hallazgo de los huesos humanos, el espíritu de Sor Maravillas se introdujo en todas las conversaciones de pasillo. La religiosa se ha quedado sin placa, de momento, pero no hay duda de que ha dejado huella en esta casa de todos.
Los restos humanos encontrados se trasladaron inmediatamente al Instituto Anatómico Forense, para su análisis y para determinar a qué época pertenecen. Por la apariencia, según fuentes del Congreso, son muy antiguos. Al parecer, podrían pertenecer a los religiosos que ocupaban el antiguo y ya desaparecido (aunque por lo que se ve no del todo) convento del Espíritu Santo, que tenía su correspondiente cementerio.
El Palacio del Congreso de los Diputados tiene sus fantasmas, como todo edificio antiguo y con solera de Madrid que se precie. Algunos aseguran que los han visto o sentido. Que se lo pregunten a los que tienen que hacer turno por la noche. El hallazgo de restos humanos en el sótano del viejo Palacio, siempre rodeado de misterio al estar cerrado su acceso, ha añadido al Parlamento un hálito del otro mundo. ¿Cómo se sentirán ahora sus señorías, en plena refriega parlamentaria, cuando piensen que bajo sus pies hay un cementerio del antiguo convento?
El edificio del Congreso se construyó en el mismo lugar que ocupó el convento del Espíritu Santo, que data del siglo XVI y que quedó vacío en 1823 tras sufrir un incendio. En 1843, el convento fue derribado y en el solar se levantó el actual Palacio. Las obras duraron hasta 1850. Del cementerio nada se dice, pero por lo que se ve ahora alguien olvidó desplazarlo a otro lugar. O sencillamente lo dejaron reposar en el subsuelo, para no molestar a los muertos y que descansaran en paz. Pero más de un siglo y medio después, unas obras de rehabilitación han sacado a la luz restos humanos. Los rifirrafes parlamentarios, varios metros por arriba, no son lo más apropiado para la paz de los muertos.
En cuanto se supo la noticia, el espíritu de Sor Maravillas vino a la mente de todos los que se encontraban en el Congreso. El presidente de las Cortes, José Bono, a iniciativa del vicepresidente tercero de la Cámara, Jorge Fernández Díaz, quiso poner una placa de homenaje a la religiosa en uno de los edificios nuevos de ampliación del Congreso, donde había nacido. Pero la izquierda de la Cámara, con el PSOE e IU a la cabeza, se volvieron contra la iniciativa, que finalmente fue retirada. Sor Maravillas se quedó sin placa, por ahora.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...