SAS vende Spanair sin deudas a los empresarios catalanes
Miércoles, 28-01-09
Las instituciones públicas Turismo de Barcelona y Catalana de Iniciativas y un grupo de empresarios catalanes han cerrado la compra del fondo de comercio de Spanair al grupo escandinavo SAS. Fuentes conocedoras de las negociaciones han adelantado a ABC la participación en la operación de un empresario catalán «sorpresa, que no tiene nombre ilustre, pero que ha sido capaz de invertir para remontar Spanair».
La aparición de este inversor, que actuaría de «caballero blanco» y cuyo nombre no ha sido revelado hasta que la operación se cierre en las próximas horas, era uno de los requisitos indispensables de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona para que la nueva Spanair no levantara el vuelo con el plomo de su politización en las alas.
Aunque la compra se realiza por un valor simbólico, para los nuevos gestores es fundamental que los 500 millones de euros de la deuda de Spanair y de los gastos derivados del accidente de Barajas y de los expedientes de regulación vayan a cargo de la actual propietaria.
Según las estimaciones de la propia compañía, el accidente aéreo de agosto pasado en Barajas ha tenido un coste para sus arcas de 50 millones de euros, ya provisionados en su cuenta de resultados correspondiente a 2008. El pago a los familiares de las víctimas correrá a cargo de un «pool» de aseguradoras encabezada por Mapfre, con un coste mínimo de 115.000 euros por fallecido.
De esta forma la inversión público-privada catalana se dedicaría estrictamente para «remontar» Spanair como una aerolínea integrada en SAS, que seguiría como socio industrial, y que en el futuro podría formar parte de otra gran aerolínea, como Lufthansa, con quien también se negocia.
Una vez que SAS concluya la venta de su filial, que ha de cerrarse antes del 31 de este mes, los nuevos socios deberán hacer frente a una ampliación de capital que por una vía u otra podría rondar los 300 millones de euros para, entre otras cosas, afrontar la renovación de la flota de Spanair, para lo que se contará con apoyo financiero, si bien no entrarán directamente en el capital, del Instituto Catalán de Finanzas (ICF) y de La Caixa.
El objetivo de esta operación es convertir a Spanair en la principal aerolínea de El Prat, aeropuerto en el que el pasado operó 19.000 vuelos operados y transportó a 1,7 millones de pasajeros, compitiendo con la fusionada Vueling y las compañías de bajo coste.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...