El ciclón en la Colonia Güell
MANUEL MEDARDA
Miércoles, 28-01-09
EL atroz ventarrón que azotó el sábado Cataluña dañó fuertemente los edificios y el bosque de la Colonia Güell, en Santa Coloma de Cervelló. La cripta de Gaudi sufrió serios daños en el exterior, con la caída de numerosos pinos, alguno de ellos centenario. En el interior importantes goteras perjudican la obra, catalogada como Patrimonio de la Humanidad.
Dando una lección admirable, los habitantes de la Colonia procedieron a retirar los árboles abatidos, restableciendo los accesos al recinto antes de la llegada de las asistencias oficiales. Para su sorpresa comprobaron que el monumento a Gaudí, un monolito con el busto del arquitecto labrado por Pau Badia Ripoll, seguía en pie en mitad de los pinos tumbados o arrancados de cuajo.
Además, la campana de la única torre construida, carente de cuerda desde la supuesta restauración llevada a cabo por el Consorcio de la Colonia Güell, con la fuerza del viento comenzó sonar como si fuera el toque a rebato del extinto Somatén, hecho que sorprendió y entusiasmó a los habitantes de la Colonia, herederos del espíritu que Eusebio Güell infundió en esta colectividad que siempre se ha caracterizado por el alto nivel de civismo y cultura. Este toque debe tenerse en cuenta para incitar a las instituciones a la necesaria y urgente restauración de tan importante obra, declarada Monumento Nacional desde 1969 y que fue la construcción predilecta de Gaudí.
JOAN BASSEGODA NONELL
Presidente de Amigos de Gaudí

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...