Actualizado Martes, 27-01-09 a las 16:27
Nunca un anuncio en un autobús había generado tanta polémica. «Dios probablemente no exista, deje de preocuparse y disfrute de su vida». Este es el mensaje que a partir de hoy exhiben algunos vehículos de las líneas 3 y 5 de autobús en Madrid y que ha suscitado las protestas de colectivos de creyentes de distintas confesiones.

Después de haber paseado su controvertida consigna por las calles de Barcelona, el ya conocido como bus ateo llega a Madrid, donde tampoco ha dejado indiferente a nadie. Ayer mismo, el cardenal arzobispo de Madrid se manifestó en contra de esta novedosa campaña publicitaria, afirmando que «socava derechos fundamentales».

Para el cardenal Rouco utilizar espacios públicos «para hablar mal de los creyentes es un abuso que condiciona injustamente el ejercicio de la libertad religiosa».

No sólo del ámbito católico han llegado las críticas a la campaña. Otros sectores como el evangélico han puesto en marcha «contracampañas» afirmando, también en los autobuses urbanos, que sí, que Dios existe y animando a disfrutar de la vida cristiana.

Hoy mismo han empezado a circular otros autobuses que afirman la existencia de Dios. «Dios existe, confía en él», es el lema elegido por Alternativa Española para contarrrestar la campaña atea. El debate teológico ha quedado convertido en una guerra publicitaria, guerra que se libra en ámbitos de la vida cotidiana de los ciudadanos, como los autobuses. Es lo que se ha venido a llamar la «guerra de los buses».

La asociación que promueve el bus ateo, la Unión de Ateos y Librepensadores, rechaza las acusaciones y defiende la legitimidad de su mensaje. Hoy entre los viajeros de las líneas de autobús que en Madrid han estrenado el cartel publicitario, el asunto generaba opiniones contradictorias. Entre los pasajeros de más edad predomina la repulsa a un eslogan que para algunos resulta ofensiva. También había quien describía toda la polémica generada como «chorrada» y decía que «todo esto sólo servirá para desviar la atención de los verdaderos problemas»

El paisanaje más joven, sin embargo, no le veía inconvenientes a la campaña. «Yo no sé si Dios existe o no, pero a mí no me escandaliza este mensaje. Igual que hay quien dice que se puede decir que Dios existe, se podrá decir lo contrario».

Fuentes del colectivo promotor del bus ateo han explicado a ABC.es que el contrato con la empresa que gestiona la publicidad en los vehículos de la Empresa Municipal de Transportes se prolonga durante un mes. Así que, mal que les pese a muchos, habrá autobús ateo para rato. Desde luego, la enorme repercusión que está teniendo este ejercicio de revindicación atea está revelando a sus creadores como verdaderos genios de la publicidad. Con los apenas 4.000 euros que ha costado la contratación de los carteles en los autobuses, su mensaje está teniendo un enorme calado. Nunca una inversión en publicidad tan reducida proveyo de tanta notoriedad al anunciante.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...