Es indio, tiene la mirada despierta y carita de bueno, pero el Gran Maestro kazajo Nurlan Ibrayev seguro que tendrá otra opinión del chaval. Hetul Shah lo ha derrotado en un torneo de ajedrez en Nueva Delhi
Vencido por un niño de 9 años
En casos así no se sabe quién pasa a la historia de verdad, si el ganador o el abochornado profesional que debe inclinar su rey ante la superioridad de su pequeño oponente. En cualquier caso, nunca un jugador tan joven había derrotado a un Gran Maestro, noticia que ha corrido como la crisis por las webs especializadas en ajedrez. Ni siquiera Bobby Fischer, quien con 14 años ya era campeón de los Estados Unidos; el noruego Magnus Carlsen, cuarto del mundo con 18; o el ucranio Sergei Kariakin, Gran Maestro desde los 12, habían logrado una hazaña similar a tan tierna edad.
Shah es la última perla procedente de la India, cuna del ajedrez y patria del campeón del mundo, Viswanathan Anand (que vive en la localidad madrileña de Collado Mediano) y de Parimarjan Negi, otro precocísimo gran maestro que ostentaba el récord desde el año 2004, cuando batió al GM Ivan Nemet en el Abierto de Biel. La ayuda de los ordenadores y la posibilidad de jugar en internet incontables partidas a cualquier hora del día y de la noche ha rejuvenecido de forma dramática la edad media de los profesionales del ajedrez. ¿Dónde está el límite? Nadie lo sabe. Ya sólo sorprendería de verdad un gran maestro bebé.
Uno de los datos que refuerzan la importancia de la noticia es que la victoria de Hetul Shah sobre Ibrayev no se produjo en una partida de pueblo, rápida o en condiciones poco serias. En el torneo, dotado con una bolsa de premios de casi 18.000 euros, participaron una veintena de Grandes Maestros, el título más alto que se concede en ajedrez, equivalente al cinturón negro de judo. El experimentado Ibrayeb, de 31 años, superaba a Shah en casi 600 puntos Elo, un abismo que, según las tablas elaboradas por el físico estadounidense Arpad Elo, creador del sistema de clasificación que rige el ajedrez mundial, otorgaba al joven indio apenas un 1 por 100 de posibilidades de victoria.
La partida, además, no se decantó del lado del niño por algún despiste o error garrafal de Ibrayeb, fruto del exceso de confianza. Shah jugó una apertura tan rica y llena de matices como la española, que requiere un alto grado de comprensión, y luego no rehuyó las complicaciones, sin caer nunca en las trampas que le tendía su rival.
La partida
Los aficionados pueden reproducir la partida y disfrutar del talento del pequeño Shah, que conduce las piezas negras. En la jugada 19, en lo que parece una celada mortal, se atreve a comerse una torre, pese a que su dama se queda atrapada durante largo tiempo. Poco después tiene la sangre fría de devolver parte del material y llega a una posición con dos peones de ventaja. Cuando es preciso, recobra la iniciativa y asesta el ataque definitivo contra el rey blanco. En la jugada 44, el kazajo tiene que rendirse.
1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Ab5 a6 4. Aa4 Cf6 5. 0-0 Ae7 6. Te1 b5 7. Ab3 d6 8. c3 0-0 9. h3 Ca5 10. Ac2 c5 11. d4 Dc7 12. Cbd2 cxd4 13. cxd4 Ad7 14. Cf1 Tfc8 15. Ce3 Cc6 16. a3 Af8 17. b3 Cxd4 18. Cxd4 Dc3 19. Ce2?! Dxa1 20. Dd2 d5 21. b4 d4 22. Cd1 Txc2 23. Dxc2 Tc8 24. Dd2 Cxe4 25. Dd3 Cd6 26. Ab2 Da2 27. f4 Dc4 28. Db1 d3 29. Ce3 De4 30. Cc3 Dxf4 31. Ccd5 Dg3 32. Cf1 Dg6 33. Axe5 Cc4 34. Cf4 Db6+ 35. Rh1 Cxe5 36. Txe5 Ad6 37. Te4 Ac6 38. Dc1 Db7 39. Te1 Axg2+ 40. Cxg2 Txc1 41. Txc1 Af4 42. Tc3 d2 43. Td3 h6 44. Rg1 Db6+ 0-1

Enviar a:

¿qué es esto?