Valoración:
Los estudiantes denuncian que Chávez manipula pruebas para acusarlos
Jueves, 22-01-09
Los estudiantes venezolanos, objetores de la reelección indefinida de los cargos públicos, han desafiado a las autoridades, pese a que el presidente Hugo Chávez ordenó reprimirlos con gas y prisión. Los gobernantes, además, les acusan de desestabilizadores, con pruebas falsas, en la campaña del referéndum previsto el 15 de febrero.
En el inicio oficial de la campaña, el mandatario ordenó el pasado sábado que «echaran gas del bueno a los estudiantes y meterlos a prisión, así como al jefe policial que no acatara las órdenes». Esta amenaza de Chávez ha sido interpretada de mil maneras por las autoridades en todo el país donde se llevan a cabo las protestas del movimiento estudiantil.
Ricardo Sánchez, presidente de la Federación de Centros Universitarios, recibió su dosis de bombas lacrimógenas y ataques a su coche el pasado lunes, cuando daba una rueda de prensa en la Universidad Central de Venezuela. Ese mismo día, los estudiantes de todo el país se manifestaron en contra de la reelección ilimitada, pero fueron reprimidos por los cuerpos policiales.
Después de reconocer que había varios estudiantes venezolanos detenidos y tres de nacionalidad colombiana, el ministro del Interior, Tarek El Alssaimi, acusó a los jóvenes de «terroristas» por poseer 108 botellas de bombas «molotov» bajo un supuesto «plan violento» contra la enmienda de la Constitución que propone el presidente Chávez.
Las autoridades confiscaron el camión donde los manifestantes llevaban los altavoces para sus marchas y detuvieron a su conductor y a los alumnos. Pero no permitieron que sus familiares y la Prensa independiente pudieran acercarse a la sede de la Policía Metropolitana y averiguar en qué condiciones se encontraban.
Sin embargo, las autoridades liberaron a unos motoristas encapuchados que estaban armados e infiltrados en las manifestaciones de los estudiantes, lo que fue condenado por su representante, José Manuel Oliveros.
«Decimos que «no» porque se está atropellando la democracia y la Constitución, sobre todo la alternabilidad de poder y de candidato», dijo el dirigente estudiantil David Smolansky, al pedir la liberación de los detenidos en Mérida, Táchira, Barinas y Anzoátegui.
Los estudiantes mostraron un vídeo, que fue transmitido el martes por la noche por el canal oficial de Venezolana de Televisión, en el que se observa cómo un soldado de la Guardia Nacional llena con gasolina las botellas de «molotov». Esta es la mejor prueba que tienen los estudiantes para denunciar a las autoridades ante la Fiscalía y en las instancias internacionales.
Contra la Nunciatura y Granier
Teodoro Petkoff, editor del diario «Tal Cual», rechazó los ataques del Gobierno de Chávez contra los estudiantes, la Nunciatura Apostólica y el domicilio de Marcel Granier, presidente del canal Radio Caracas Televisión (RCTV). El lunes pasado, hubo una ola de atentados en diversos sitios con bombas lacrimógenas. En su opinión, «la intención es sembrar la idea de que todo cuanto se haga llamando a votar «no» es parte de un plan golpista o desestabilizador». Recordó que en Mérida (Estado fronterizo con Colombia) el brazo policial del gobernador Díaz Orellana ordenó lanzar «gas del bueno» y «palos» contra los jóvenes.
«Reprimir a los estudiantes es parte del plan para criminalizar la campaña electoral por el «no». Chávez busca generar una atmósfera de conflictividad, violencia, incertidumbre. Cree que podría intimidar e inhibir a algunos votantes que rechazan la reelección indefinida», añadió Teodoro Petkoff, para quien todo esto está abocado al fracaso.
El mandatario ordena reprimir con gas y prisión las protestas que se extienden por Venezuela
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Comentarios:
Más noticias sobre...