Valoración:
El BCE urge al sistema financiero a que abra ya el grifo del crédito a familias y empresas
Jueves, 22-01-09
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, arremetió ayer contra las entidades financieras y aseguró que los bancos están en la obligación de dar créditos tanto a las empresas como a los particulares, sobre todo en los casos de aquellas entidades que han sido recapitalizadas con dinero público.
En el marco de su comparecencia mensual ante la Comisión de Asuntos Económicos, Trichet exigió a los bancos que trasladen a los ciudadanos las rebajas de los tipos de interés que ha llevado a cabo su entidad desde el pasado mes de octubre y que han dejado el principal tipo director en el 2%.
Desde su punto de vista el hecho de que las entidades financieras no estén contribuyendo al normal funcionamiento del mercado del crédito puede llegar a neutralizar los efectos del paquete de rescate con dinero público decidido por los países europeos en diciembre pasado, y que se elevó a 200.000 millones de euros.
No obstante Trichet reconoció que se ha notado una cierta mejora en el sistema financiero en general, tal y como admitieron también los ministros de Economía de la UE el martes, sobre todo a la vista de que los tipos de interés de los préstamos a tres meses en el interbancario han bajado. «Pero algunos bancos siguen dudando a la hora de realizar operaciones», explicó Trichet.
El temor que subsiste tanto en el Banco Central Europeo como en el Consejo de Ministros de Economía de la UE es que los bancos estén usando las suculentas inyecciones de dinero público que han recibido, no para ayudar al funcionamiento del mercado de los créditos, sino para sanear sus balances.
En cuanto a la situación económica general, y después de que este lunes la Comisión Europea cifrara la contracción de la economía europea en un 1,9% para este año, Trichet se mostró confiado en que 2010 será el de la recuperación económica con la vuelta a los datos positivos de crecimiento «después de que pasemos un año 2009 difícil». Al tiempo que situaba la recuperación en el año próximo, Trichet volvió a repetir ayer el mensaje que lleva lanzando varios meses de que la situación es de una «incertidumbre excepcionalmente elevada».
No hay riesgo de deflación
Sobre el comportamiento de los precios en la Unión Europea, y el posible riesgo de bajada generalizada o deflación, Trichet comentó que de momento no ve ese riesgo en el horizonte. «A lo que estamos asistiendo es a una bajada de precios como consecuencia de la fuerte caída de precios de las materias primas, lo que es una evolución favorable», explicó.
El objetivo del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, el germen del euro, es que los aumentos de precios en la Eurozona se sitúen en el entorno del 2%. La tasa anual de inflación en la zona euro se situó en 2008 en el 1,6%, frente al 3,3% que habían aumentado los precios en el año anterior.
En materia de supervisión financiera, cuya debilidad ha contribuido a la magnitud de la crisis económica que vive el mundo, Trichet explicó a preguntas de los eurodiputados que el propio Tratado de las Comunidades Europeas tiene un artículo que permitiría a los países europeos ampliar el cometido del BCE a la supervisión, «para lo que estaríamos preparados», apostilló.
En todo caso la idea de Trichet es que hay que mejorar la gestión del riesgo, la supervisión así como la transparencia de los mercados financieros.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Comentarios: