Valoración:
Tres años han pasado de aquella impresionante estampa de la Ciudad de las Ciencias y de las Artes de Valencia colmada de cientos de miles de católicos venidos de todo el mundo para acompañar al Papa en la gran fiesta de la familia cristiana. Ahora toca el turno a la ciudad de México, que con entusiasmo y grandes expectativas viene preparando este VI Encuentro Mundial de las Familias (EMF), que tendrá lugar a partir del próximo miércoles y hasta el 18 de enero bajo el lema «La familia formadora en los valores humanos y cristianos».
Pese a que el Papa Benedicto XVI no podrá acudir esta vez a la cita, ya que los médicos se lo han desaconsejado debido a la altitud de la capital mexicana, y que la situación económica pesa como una losa en muchos países del mundo, más de medio centenar de familias de distintas diócesis y realidades eclesiales de España han decidido hacer el esfuerzo de estar presentes en este encuentro con el que la Iglesia pretende «celebrar el gran don divino» que supone esta institución y reunirla para «rezar, dialogar, aprender, compartir y profundizar sobre su papel como Iglesia doméstica y unidad de base de la evangelización».
Crisis y legislación
A nadie resulta hoy indiferente las grandes dificultades que debe afrontar esta institución, afirma a ABC Carlos Villa Roiz, subdirector de Información del Arzobispado de México y de este VI EMF. «Creemos -señala- que la defensa de la familia como institución social, los valores cristianos y evangélicos, el respeto a los padres, la defensa de la vida son temas que están permanentemente en la agenda de la Iglesia y en los discursos del Papa y por lo mismo es una obligación pastoral el abordarlos con profundidad como parte del ministerio cotidiano».
Por ello, estas jornadas, que se remontan a 1994 por iniciativa del Papa Juan Pablo II, abordará cuestiones como las actuales políticas familiares, la crisis económica, la legislación mundial en materia de aborto, divorcio, eutanasia y uniones homosexuales, y la situación de las familias emigrantes, entre otros muchos temas. Todo ello, se tratará en la primera parte del encuentro, en el marco del Congreso Teológico- Pastoral, que transcurrirá del 14 al 16 de enero y en el que se reunirán los mejores exponentes del mundo en esta materia procedentes de universidades, de los distintos consejos pontificios, asociaciones civiles, organismos públicos y realidades eclesiales que trabajan en favor de esta institución en todo el mundo.
Conexión con el Papa
Las otras dos partes en las que se dividirá esta cita serán más bien festivas, con una celebración testimonial el sábado 17 de enero por la tarde en el monumental Estadio Azteca y la Eucaristía de clausura en la imponente Basílica de Guadalupe el domingo 18 en la que se espera la asistencia de más de un millón de personas. Pese a no viajar a México, el Papa estará presente a través de dos mensajes. El primero será grabado y se transmitirá el 17, mientras que el día de la clausura está previsto una conexión en directo vía satélite desde Roma que tendrá lugar al final de la Eucaristía y en la que el Papa proclamará un mensaje especial, impartirá su bendición a los participantes y anunciará la sede del próximo encuentro.
Como preparación a estas jornadas el Santo Padre, a través de su legado pontificio, el secretario de Estado, Tarcisio Bertone, también ha hecho llegar una carta al EMF en la que recuerda que los padres son los «primeros y principales» educadores de sus hijos y hace un llamamiento a afrontar la «emergencia educativa» que caracteriza a las sociedades contemporáneas.
Durante la presentación de este encuentro en el Vaticano, el cardenal Ennio Antonelli, presidente del Consejo Pontificio para las Familias, insistió en la crisis que atraviesa la familia a nivel mundial y reclamó nuevas políticas que ayuden a protegerla. Entre ellas, reducciones fiscales y un salario para las madres que se quedan en casa para educar a los hijos. «¿Por qué se ve normal que quien cuida un niño cobre un sueldo y cuando es la madre no se contemple?», se preguntó.
La mayoría de Madrid
Pese a la distancia, la crisis económica y que en España nos encontramos en pleno período laboral, más de medio centenar de familias viajarán a México. Según señaló a ABC el delegado de Pastoral Familiar de la Archidiócesis de Madrid, Manuel Barrio, de ese total, 40 son familias madrileñas procedentes de distintas parroquias. El resto de las diócesis consultadas por ABC coincidieron en señalar que si bien no han organizado ninguna delegación oficial es probable que algunas familias hayan decidido participar por su cuenta, sobre todo atendiendo a la dinámica realidad de los movimientos que suelen ser los que más gente suman a la hora de participar en estas citas mundiales.
De hecho, habrá un espacio especialmente dedicado a ellos, no sólo en la «Expofamilia», sino también en el Congreso a través de una mesa redonda en la que participará, entre otros, Álvaro Corcuera, director general de los Legionarios de Cristo y del Movimiento Regnum Christi. El padre Corcuera recordó a ABC que este encuentro «servirá para que las familias del mundo, trasladándose a México o participando a distancia con su interés y con su oración, se hagan más disponibles a esa acción del Espíritu Santo; para trabajar unidos y para que Dios pueda contar con nosotros más y mejor en su plan de amor».
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios: