Valoración:
Extrañas luces en el cielo
9 DE ENERO DE 1969. En la década de los sesenta el fenómeno OVNI tuvo tal repercusión que los medios más prestigiosos del planeta siguieron muy de cerca cualquier misterioso incidente en los cielos. En esta páginas recogemos la información publicada en ABC tras realizarse el primer estudio científico de altura sobre el asunto
Washington 8. (Crónica de nuestro corresponsal). El primer estudio a alto nivel científico mundial sobre los «ovnis» afirma que no existe prueba demostrable alguna de la existencia de vehículos inteligentemente pilotados procedentes de otros mundos. Esta es la conclusión del informe, todavía secreto, preparado por un equipo de científicos de la Universidad del Estado de Colorado, bajo la dirección del doctor Edward Condon, un físico de renombre internacional, que recoge hoy en su página frontal el «Times» de Nueva York, basándose en una información fragmentaria obtenida anoche por la Associated Press y que, cuando se publique, que va a ser muy pronto, puede ser de gran utilidad, me parece, al corresponsal de ABC en el mundo de los «ovnis», Carlos Murciano.
El estudio del equipo Condon está patrocinado por las Fuerzas Aéreas norteamericanas -a las cuales se ha acusado de complicidad en el gran misterio espacial-, y dispone del apoyo independiente de un grupo científico reunido por la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos. La evaluación de este grupo será hecha pública conjuntamente con la publicación del informe de Colorado.
Los científicos de dicha Universidad afirman (...) que centenares de incidentes relacionados con la aparición de los «ovnis», como los registrados recientemente en Madrid y otros puntos de la Península, y clasificados como inexplicables, pueden atribuirse a fenómenos naturales, a la fantasía o al engaño. Los relatos de testigos, dice el informe, con credenciales aparentemente impecables, han sido en algunos casos autocontradictorios y de escaso valor probatorio. Ello llevó a los investigadores al «escepticismo en cuanto al resto de casos que, aun admitiendo la confianza de los testigos, no podían ser explicados por medio de fenómenos debidamente establecidos». Dichos casos, según el informe, fueron considerados como irresueltos, pero no ofrecen crédito al supuesto de que sean vehículos procedentes de otros mundos.
Un ángulo interesante del informe, según el «Times», es la sospecha política y estratégica del secretismo de algunas potencias en la supuesta manipulación de los «ovnis» en los cielos de los continentes de nuestro mundo. Inequívocamente el informe afirma que no se ha encontrado la menor evidencia de ningún esfuerzo por parte de ningún Gobierno contemporáneo destinado a esconder al público la información sobre los objetos voladores desconocidos. (...)
Medio millón de dólares
En un incidente concreto, según el informe, se demostró en California que las extrañas luces que aparecían intermintentemente en el cielo nocturno y que las gentes atribuían a la presencia de los «ovnis», no eran más que aparatos militares que aterrizaban o despegaban de una distante base aérea. Sin embargo, las Fuerzas Aéreas negaron semejantes operaciones.
La preparación del informe de la Universidad de Colorado ha durado año y medio y costó medio millón de dólares, sufragados por las Fuerzas Aéreas después de muchas presiones. (...) El doctor Condon dirigió, como digo, los trabajos de toda la operación desde los laboratorios de la Universidad de Colorado, en Boulder. Dichos laboratorios, trabajando conjuntamente con el Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas, investigaron intensamente los fenómenos atmosféricos, los posibles fallos del radar, astronomía, física y toda clase de datos científicos relacionados con el misterio de los «ovnis».
Varias organizaciones privadas cooperaron con los científicos de Colorado, entre ellas el Comité Nacional de Investigación de los Fenómenos Aéreos, con base en esta capital. El presidente de dicho Comité, Donald Keyhoe, ex comandante de los «marines», publicó hace años un artículo de mucha resonancia en una revista científica afirmando que los platillos volantes son vehículos extraterrestres.
El curso de los trabajos de los científicos de Colorado no ha sido, ni mucho menos, unánime en cuanto a sus conclusiones. Uno de los miembros del equipo, el doctor David Saunders, psicólogo, fue separado del grupo y acaba de publicar un libro titulado «¿Ufo?, yes», es decir, «¿Ovnis?, sí». «Alguien», afirma ahora el doctor Saunders, «dentro del proyecto Condon actuaba en un doble papel...» La respuesta de Condon a semejantes insinuaciones ha sido: «Esperad el informe». Vamos a ver. Mi conclusión personal es que dicho informe va a producir más preguntas que respuestas en ese apasionante misterio de los «ufo», de los «ovnis».
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios: