Viernes, 09-01-09
P. RODRÍGUEZ
WASHINGTON. La industria de la pornografía de Estados Unidos -que mueve unos 13.000 millones de dólares al año- se ha sumado a la creciente lista empresarial en búsqueda de ayudas públicas. Larry Flynt, famoso editor de la revista «Hustler», y Joe Francis, productor de la serie «Chicas enloquecidas», han iniciado una campaña para que el Congreso federal apruebe un paquete de estímulo por valor de 5.000 millones de dólares para un sector que en virtud de la recesión estaría sufriendo el equivalente a «una ducha fría nacional». Flynt, cuya saga ha llegado tanto a Hollywood como al Tribunal Supremo, argumenta en tono chusco que «con toda la miseria económica y la gente perdiendo todo su dinero, el sexo es la cuestión más alejada de sus mentes, por eso ha llegado el momento para que el Congreso rejuvenezca el apetito sexual de América».
Como ejemplo de la dura situación, la venta y alquiler de DVD «porno» ha retrocedido un 22% durante el 2008, al no poder competir con otras ofertas más baratas a través de internet.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...