La localidad alicantina de El Campello ha sido condenada por un juez a pagar 20.000 euros por derechos de autor y le ha prohibido además hacer uso de múscia de compositores de esta institución. Ambas partes negocian en este momento un acuerdo para evitar tener que dejar de celebrar la popular fiesta.
Miércoles, 10-12-08
El celo recaudador de la SGAE ha puesto contra las cuerdas a las tradicionales fiestas de Moros y Cristianos que se celebran en Alicante. Tanto, que por pagar el canon algunas juntas festeras se han visto obligadas a eliminar actos de su calendario.
Los Moros y Cristianos no se han librado de cumplir económicamente, bien de forma voluntaria o tras sentencias judiciales, como ha sucedido en el caso de El Campello. Un juez de lo Mercantil considera que la interpretación «irregular» de composiciones musicales en los desfiles -sin ánimo de lucro, dado que no se cobra entrada alguna al celebrarse en la calle- entre 2004 y 2007 cuesta 20.000 euros.
En cualquier caso, las juntas festeras han terminado por aceptar el impuesto de la SGAE. En el caso de El Campello, pese a llegar a juicio, los Moros y Cristianos asumieron en el proceso que el uso de las composiciones era ilegal, y el pleito se refería a la cantidad a pagar. En la mayoría de los casos, no obstante, los festeros pagan antes de llegar a los tribunales.
Así ha sido en el municipio alicantino de Monforte del Cid, cuyas fiestas terminaron ayer. Hace unos años su Unión de Festejos recibió una serie de cartas que les instaba a pagar por el uso de su repertorio musical. Sus abogados aconsejaron acceder a la solicitud de la SGAE y pagar el canon para la utilización «legal» de este repertorio de canciones.
Como en tantas otras localidades, el desembolso realizado para hacer frente al canon dejó vacías las arcas de la asociación festera. La solución: suspender actos festivos como el «medio año» -que se celebra seis meses después de los días grandes de la fiesta-. El pago, en este caso, no implica conformidad. La cifra solicitada por la SGAE es calificada de «astronómica» y «desorbitada». En palabras de la presidenta de la Unión de Festejos, Toñi Pellín, supone un «atraco a mano armada».
Tarifas con bonificaciones
El malestar entre los festeros es generalizado. Buena muestra de ello es la iniciativa de la Unión Nacional de Entidades Festeras (UNDEF), que coordina los Moros y Cristianos de la mayoría de localidades de la provincia, para pedir una rebaja del canon. Un canon que se ha actualizado dos veces en dos años. Su presidente, Francisco López, lamenta que «pagamos al compositor para que haga la pieza, a la banda para que la interprete, y luego a la SGAE por utilizarla».
Este periódico también pudo hablar ayer con un portavoz de la SGAE que le confirmó la existencia de esta sentencia, «que obliga a pagar 20.000 euros por derechos de autor correspondientes a seis años y que la Junta de Festejos de El Campello siempre se ha negado a pagar, por lo que hubo que recurrir a los tribunales». La sentencia contempla además la imposibilidad «de interpretar en el futuro música de autores de la SGAE con derechos vigentes», lo que supone un gran problema para esta fiesta pues pocos autores están fuera de ella, «lo que provocaría que se dejará de celebrar», asegura la misma fuente. Esta situación es la que ha llevado a un acercamiento entre los abogados de ambas partes: «Existen conversaciones para desbloquear esta situación». El acuerdo consistiría «en cobrar los derechos de 2008 e ir negociando el pago de los derechos atascados». Se entiende también que esta negociación implicaría el cese de la restricción de interpretar la música de autores de la SGAE.
Dicha fuente explicaba a ABC que gran parte de las localidades alicantinas están agrupadas en dos asociaciones, San Jordi, en Alcoy; y la mencionada Undef, con el fin de negociar con las localidades asociadas unas tarifas con bonificaciones. El Campello no pertenece a ninguna de estas dos asociaciones.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...