El juego se moderniza
El Congreso del Jueto reunió la semana pasada en Salamanca a los responsables del sector en la Comunidad | I. JIMENO
Lunes, 24-11-08
La esencia sigue siendo la misma, pero adaptada a las exigencias de los nuevos tiempos. Los tradicionales cartones impresos con números tienen los días contados. Las nuevas tecnologías también llegan al bingo. Dos órdenes publicadas esta semana en el BOCyL por la Consejería de Interior y Justicia, competente en esta materia, convierten a Castilla y León en la primera Comunidad en regular los bingos electrónicos y los cartones virtuales en las salas tradicionales. Una iniciativa pionera en España con la que el departamento que dirige Alfonso Fernández Mañueco persigue «regular este subsector del juego en línea con el empuje que se está dando desde las distintas administraciones públicas a la sociedad de la información, impulsando el empleo de medios electrónicos e informáticos».
Así, los ordenadores también llegarán a las salas de bingo. Y lo harán de dos maneras. La primera de las novedades se refiere a los tipos de cartones que a se podrán utilizar en las bingos. Ya no los habrá sólo en papel, sino que también podrán ser virtuales, es decir, representados en terminales informáticos homologados. También en los clásicos hay novedades, pues si hasta ahora el único formato legal era el emitido por la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, la nueva norma permite que las salas de juego impriman sus propios cartones, lo que supondrá un recorte en los costes, especialmente en este momento en el que las empresas dedicadas a los juegos de azar atraviesan un mal momento.
La crisis se deja notar en una reducción de las apuestas. Aunque según las provincias y los sectores es diferente, la recaudación ha caído un 40% este año, según se puso de manifiesto esta semana en el V Congreso del Juego de Castilla y León celebrado en Zamora.
La otra novedad se refiere al Bingo Electrónico, habilitado por la Junta de Castilla y León para continuar con la «labor dinamizadora» de este sector, «que precisaba una adaptación a las nuevas tecnologías» para «modernizarlo» ya que «evidencia ciertos rasgos de estancamiento».
Más premios
En este nuevo sistema, los cartones estarán en una pantalla y un sistema informático de generación aleatoria extraerá las bolas que conforman la partida y las combinaciones con derecho a premio. El pago de la tarjeta electrónica, tícket u otro dispositivo homologado que permita comprar los cartones y cobrar los premios se hará en efectivo. Las salas dotadas de esta modalidad deberán tener permanentemente conectados sus servidores a un Servidor Central, que tendrá un sistema informático de gestión y control del juego a través del que se distribuirán los cartones virtuales a todas las salas y generará las bolas que conforman la partida. Mientras, en el terminal del bingo, las casillas se van tachando automáticamente y se muestran los premios conseguidos. Cada partida no podrá durar menos de 30 segundos ni superar las sesenta en una hora.
Con estas medidas se prevé disminuir el precio de los cartones -desde los 10 céntimos a los 2 euros- y aumentar la cuantía de los premios. Hasta 26 modalidades de premio contempla la nueva norma de bingo electrónico.
Está claro que el clásico renovarse o morir también se hace imprescindible y las nuevas tecnologías se articulan en una tabla de salvación para mantenerse a flote también ante las envestidas de otras alternativas de juego y de «la competencia desleal» en Internet, denuncia Julián Garcinuño, presidente de Faocale, la federación regional de los empresarios de máquinas recreativas, quien también se queja de que el juego privado sigue siendo «el patito feo» que no puede anunciarse -las apuestas estatales sí- y la lentitud de los trámites que deben cubrir para cambiar un juego. Los robos, que se han triplicado en el último año «y esperamos que sigan aumentando», es otra de las amenazas de este subsector del juego al que también ha llegado un halo de modernidad.
Las pantallas de video, la posibilidad de partidas triples, más máquinas y más activas contempladas en el nuevo reglamento para este campo aprobado recientemente en Castilla y León ayudan a que la bajada de los beneficios «no se note tanto», destaca Garcinuño. Aún así, considera que la modernización de las máquinas recreativas aún tiene un amplio mundo por ofrecer. Los juegos de azar también se renuevan.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...