Viernes, 21-11-08
Los primeros ensayos clínicos para estudiar los efectos de una vacuna contra la cocaína comenzarán en España durante el primer semestre del próximo año, según anunció ayer la Delegada del Gobierno del Plan Nacional sobre Drogas, Carmen Moya. Durante doce meses, entre 164 y 170 pacientes se someterán de forma voluntaria a estas pruebas en diez hospitales diferentes. De momento, participarán tres centros: el hospital Ramón y Cajal, de Madrid; el San Pau, de Barcelona, y una institución más en Valencia.
Moya aseguró que la Agencia Europea del Medicamento acaba de admitir el registro para llevar a cabo esta investigación que tiene como objetivo acabar con la adicción a la cocaína. España será uno de los países europeos participantes en el estudio junto a otros que están por confirmar. Si la vacuna da sus frutos se resolverán muchos de los fracasos anteriormente experimentados con otros tratamientos farmacológicos.
Ya existe una experiencia similar en la Universidad de Yale de Estados Unidos que probó la vacuna con cien consumidores habituales. La mitad tomó el fármaco y el resto placebo. Pero no funcionó en todos los casos: una decena de ellos dejaron de utilizar por completo esta droga y veinte redujeron el consumo durante las 24 semanas que duró el estudio.
La que se probará en España no se tratará de una vacuna como tal dirigida a la población en general, como sistema de prevención, según explicó el psiquiatra Carlos Álvarez Vara, sino que será un tratamiento terapéutico destinado a las personas adictas a la cocaína que les privará de la sensación de placer asociada a su consumo, de tal forma que «los pacientes no percibirán nada y lamentarán haber tirado el dinero», explicó.
Terapia inmunológica
El tratamiento se basará en una terapia inmunológica. Una vez inyectada, la vacuna generará anticuerpos que detendrán los efectos de la cocaína antes de alcanzar el cerebro. De esta forma, el fármaco eliminará la sensación de placer asociada al consumo. La cocaína no provoca en el organismo una respuesta inmunológica, como ocurre con los virus que causan enfermedades. La respuesta inmune o los anticuerpos los genera la vacuna y se adhieren a la sustancia de abuso. La unión genera un compuesto demasiado grande para cruzar la barrera hematoencefálica, el obstáculo que pone el torrente sanguíneo para proteger el cerebro.
Para que el tratamiento resulte totalmente eficaz es imprescindible que el consumidor de cocaína también se someta a una terapia psicológica, que le ayude a identificar las señales que le inducen a consumir la sustancia.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...