Valoración:
Miércoles, 19-11-08
No le gusta al equipo español, y a Emilio Sánchez Vicario menos, que le pregunten por Rafa Nadal. Piensa que descentra a los suyos, y los quiere concentrados. Esta final se está jugando desde antes de comenzar los partidos y con todas las armas posibles. No se sabe de dónde, pero los argentinos han sacado, y lo dicen totalmente convencidos, que Feliciano López va a ser el número dos. Y el caso es que el capitán español les da cuerda, no se sabe si para que se ahorquen o sólo para que pongan la silla por si acaso. Lo cierto es que en la rueda de prensa de ayer colocó a su izquierda a David Ferrer y a Feliciano López a su derecha, algo que los técnicos hacen cuando dan a entender quiénes van a ser el número uno y dos de su equipo. Fernando Verdasco, con un nuevo look de cresta en el pelo, muy parecida a la del pájaro loco, quedó en un extremo, como si no contara o contara poco.
Los argentinos se fueron convencidos de que Feli iba a ser el número dos, pero lo cierto es que es un asunto que no está claro. El mismo Del Potro volvió a cometer un error infantil al descubrir sus cartas públicamente. Preguntado por el jugador español que le convenía como número dos, dijo: «Feliciano saca muy bien, pero de fondo no es tan sólido. Sin embargo, Verdasco no saca tanto como Feli aunque de fondo es muy fuerte y alarga mucho los puntos. Es por eso que, probablemente, no me venga muy bien Verdasco, porque hará el partido muy largo».
Sin problemas físicos
Preguntado por dichas manifestaciones, Sánchez Vicario sonrió complacido: «Tomaremos nota de ello», para dejar luego una frase teñida de cierta amenaza velada entre las sombras. «Lo que es seguro es que tenemos nuestras armas y vamos a intentar hacerles el mayor daño posible en las fisuras que puedan tener».
Los argentinos hablaron de sus preferencias. Por ejemplo, Del Potro dijo que «prefiero jugar segundo, después de que David gane el primer punto». Sobre eso le preguntaron a Nalbandian que, como casi siempre, entendió mal la pregunta y pensó que el periodista se refería a él mismo: «Yo nunca dije eso. Lo habrás soñado tú. A mí me da igual jugar en primer lugar o en segundo».
El asunto físico también está presente en la final. De hecho, se había dicho que Fernando Verdasco andaba con problemas en una rodilla, pero el mismo jugador lo desmintió diciendo que «estoy full (a tope)». Por cierto, y al respecto, ya se sabe que su novia, Ana Ivanovic, vendrá a la final. Tiene sitio reservado justo al lado del presidente de la Federación Española de Tenis, Pedro Muñoz.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Comentarios:
Facebook ABC.es