Actualizado Viernes, 14-11-08 a las 16:22
El vicepresidente tercero de la Mesa del Congreso, el 'popular' Jorge Fernández Díaz, ha negado que existan razones políticas o religiosas detrás de la decisión del órgano de gobierno de la Cámara de colocar una placa en honor de María Margarita Pidal y Chico de Guzmán, Santa Maravillas de Jesús, una monja canonizada por el Papa Juan Pablo II en mayo de 2003.
En declaraciones a Europa Press, Fernández Díaz calificó de "infundadas" las críticas que desde algunos partidos como ERC, IU e ICV se han vertido contra el acuerdo que la Mesa del Congreso adoptó el pasado 4 de diciembre y rechazó que esa decisión vaya en contra de la laicidad. "Lo contrario es lo que sería discriminatorio", defendió.
"No se le coloca la placa por ser santa, sino por ser un personaje de notoriedad pública que viene derivado de su condición de santa -argumentó el diputado del PP-. Sería discriminatorio que se negara la colocación de una placa a una persona con notoriedad pública por su creencia religiosa".
Su abuelo fue presidente del CongresoEs más, aclaró que en la decisión adoptada por la Mesa del Congreso no se alude a su condición de víctima de la persecución religiosa durante la Guerra Civil, porque, entre otras cosas, tampoco se la canonizó por esa razón. En el acuerdo del órgano de Gobierno de la Cámara Baja se hace referencia a su santidad, derivada de su vida como carmelita descalza.
Fernández Díaz abundó en que la madre Maravillas de Jesús no sólo nació en un edificio que hoy forma parte de la sede del Congreso, sino que además es una persona que familiarmente ha estado vinculada con esa institución dado que su padre y su abuelo materno fueron diputados durante varias legislaturas, mientras que su abuelo paterno llegó a ser incluso presidente de esta Cámara.
Por todo ello, el vicepresidente tercero de la Mesa del Congreso consideró oportuno que la religiosa, como tantas otras personas en España, pudiera ser honrada con una placa en el lugar donde nació, hoy sede de una de las ampliaciones del Congreso de los Diputados.
Respeta la posición del PSOELa placa será colocada en el vestíbulo de entrada del número 36 de la Carrera de San Jerónimo y, aunque la fecha está aún por cerrar, el PP ha propuesto al presidente de la Cámara Baja, José Bono, que pudiera hacerse el próximo 11 de diciembre, día en el que murió. En cualquier caso, se trataría de una ceremonia "austera y sencilla" como, según Fernández Díaz, corresponde a una religiosa de las Carmelitas Descalzas.
Ante el anuncio del PSOE de que no acudirá a la inauguración de la placa, Fernández Díaz mostró su respeto absoluto por la posición de los socialistas, a quienes junto a ERC, IU e ICV recordó que esa decisión parte de la Mesa del Congreso y de quien rechazó sus críticas porque, en su opinión, parten de hipótesis "equivocadas".
Los socialistas ya han hecho saber que no comparten la decisión de la Mesa del Congreso y de hecho la vicepresidenta primera, Teresa Cunillera, del PSC, optó por levantarse de la reunión cuando se discutía la cuestión.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...