El TSJ suspende la obligación de cursar Educación para la Ciudadanía en la región
Jueves, 13-11-08
El Tribunal Superior de Castilla y León (TSJCyL) emitió ayer un auto que cautelarmente suspende «la obligatoriedad de cursar, recibir las enseñanzas y ser evaluados» de la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Este auto responde a un recurso de una familia de Palencia, representada por el letrado José Luis Díaz Sampedro, contra la resolución de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León de negar la solicitud de la objeción de conciencia a esta asignatura.
En la argumentación del auto de la sección tercera de Valladolid de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ se indica que Educación para la Ciudadanía podría afectar al derecho a la libertad ideológica y al derecho a decidir la formación moral de los hijos. Además, se apunta expresamente que a diferencia de otras asignaturas, Educación para la Ciudadanía «no sólo implica recibir unos determinados conocimientos, sino que se exige del menor que los incorpore a su comportamiento para siempre».
El abogado recurrente subrayó ayer esta argumentación como esencial para entender tanto el auto como los puntos presentados por sus defendidos para oponerse a la obligatoriedad de que sus hijos cursen dicha materia.
Por todo ello, el tribunal afirma que en el caso de que finalmente el fallo estime los recursos presentados por los padres contra esta asignatura, sino se adoptara la medida cautelar, éste perdería «sin género de dudas» su finalidad.
Acatamiento
Nada más conocerse el auto, la Consejería de Educación del Gobierno regional, a través de un comunicado de prensa, expresó el acatamiento del auto. afirmando que «acepta el auto emitido por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León». La decisión adoptada, según precisó Educación afectará «a los 106 estudiantes de Castilla y León que cursan en 2008-09 las asignaturas de Ciudadanía y cuyas familias han presentado recurso de reposición contra las resoluciones mediante las que se denegaba la objeción de conciencia».
En esa misma nota, se recordó la oposición de la Consejería de Educación a dicha asignatura, que se imparten en 2º y 4º de la ESO y en 1º de Bachillerato, pero reiteró que «ha sido implantada» por imperativo legal en Castilla y León, aunque desprovistas de la carga ideológica en sus contenidos, circunstancia que ha motivado que el Gobierno central lo haya recurrido ante los tribunales».
Sin embargo, el letrado del recurso resuelto por el TSJCyL, el primero de los cientos presentados en Castilla y León, criticó que durante el proceso ante el tribunal el letrado de la Junta presentase un mayor número de argumentos para oponerse al recurso de la familia palentina que «el propio Estado». De hecho, Díaz Sampedro precisó que el auto critica que Educación no contestase en su momento un recurso de reposición al rechazo de la objeción.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...