Sólo 70 de los 350 diputados estaban en su escaño. /Europa Press
La imagen de un Congreso de los Diputados vacío ha vuelto a verse este miércoles, día de Pleno. En el último faltó hasta el diputado que tenía que hacer una pregunta al vicepresidente económico Pedro Solbes. Hoy las ausencias se han vuelto a contar por decenas y el presidente de la Cámara ha tenido que dar un 'toque de atención'... a los que sí que estaban en su escaño.
Al pedir la conformidad del Pleno para reordenar la sesión, Bono apostillaba que "la opinión de los presentes es mucho más importante que la de los ausentes". El debate de los Presupuestos Generales del Estado que se celebra estos días está siendo seguido en el hemiciclo por pocas decenas de diputados, pese a que comparecen todos los ministros del Gobierno.
Sólo en las votaciones se puede registrar un aforo completo en el Salón de Plenos, pero esas votaciones se concentran y hasta ahora sólo hubo una tanda anoche. Durante los debates, la presencia máxima de diputados en el hemiciclo ronda el centenar, menos de un tercio de la Cámara.
Esta mañana, en la tercera jornada de debate, Bono no ha podido evitar hacer una referencia a la situación. Al informar de un cambio en la organización de la sesión plenaria y del horario de las votaciones, el presidente ha pedido la conformidad de la Cámara y ha obtenido el asentimiento de los 70 diputados que estaban en ese momento en el hemiciclo: "La opinión de los presentes es mucho más importante que la de los ausentes", sentenciaba.  
Sanciones en el PP
Las ausencias se han dado en todos los grupos, también en el PP, donde, de momento, no está surtiendo efecto la decisión de la encargada del grupo parlamentario, Soraya Sáenz de Santamaría, de endurecer el régimen sancionador de su reglamento interno, aumentar las multas por ausencias, penalizar el absentismo en todas las sesiones y aplicar el agravante de la reincidencia.
Sáenz de Santamaría tomó esta determinación tras el pleno de hace dos semanas, cuando tuvo que disculparse por los escaños vacíos de las filas populares en la sesión de control al Gobierno. Además, su grupo tuvo que retirar una pregunta a Solbes porque el diputado que debía pedir explicaciones al vicepresidente no se encontraba en el hemiciclo.
La aplicación de las sanción será automática, como ocurre en la actualidad en el Senado, donde los parlamentarios que no justifican su inasistencia a una votación deben pagar la correspondiente penalización económica. Una vez que los 'populares' pongan sobre el papel estos cambios, los diputados tendrán que firmar en cada pleno para demostrar su asistencia a todas las sesiones.
Las ausencias son especialmente llamativas los miércoles, sobre todo, desde el pasado mes de septiembre. A partir de entonces comenzaron a celebrarse las sesiones de control al Gobierno a las 09.00 horas. Bono justificó el cambio de la tarde a la mañana para mejorar "la eficiencia y visibilidad" del trabajo de sus señorías.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...