Uno de los inmigrantes que llegó el jueves por la tarde a bordo de un cayuco a la playa de San Blas, en el municipio tinerfeño de San Miguel de Abona, falleció durante la madrugada de ayer en el hospital de La Candelaria, según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Canarias.
La barcaza llegó sus propios medios con 69 ocupantes a bordo y dos de ellos fueron trasladados a este centro hospitalario por encontrarse en estado muy grave. Otro de los irregulares se encuentra ingresado en la UVI en estado grave, mientras que otros tres permanecen en observación en el servicio de urgencias del hospital.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...