Valoración:
Miércoles, 08-10-08
P. CERVILLA/J. PAGOLA
MADRID. A partir de hoy echarán a andar a ambos lados de la frontera patrullas mixtas integradas por agentes de la Gendarmería francesa y de la Guardia Civil, con sus correspondientes uniformes y armas reglamentarias, en lo que constituye un hecho inédito en la relación entre dos países soberanos, según medios galos.
La colaboración hispano francesa en materia de lucha antiterrorista ha ido mejorando en los últimos años, lo que ha permitido que desde hace un tiempo trabajen equipos operativos conjuntos para combatir a ETA. Sin embargo, la puesta en funcionamiento de estas patrullas constituye un paso más, ya que el miembro de la Benemérita desplazado a Francia trabajará como si de un gendarme se tratara. Sólo le «delatará» su uniforme verde.
El inédito dispositivo obedece a un acuerdo alcanzado entre el teniente de la Benemérita que está al mando del cuartel de Sabiñánigo, en Huesca, y el capitán de la Gendarmería con base en la localidad de Oloron, cerca de Pau. Todo ello, con la correspondiente autorización de los Ministerios del Interior de Francia y España. La iniciativa encuentra amparo legal en los acuerdos internacionales de Schengen, Prum y Bolonia.
En principio, se dispone de dos o tres vehículos, en los que patrullarán un agente de la Gendarmería y su compañero de la Guardia Civil, con sus correspondientes uniformes y armas reglamentarias. En efecto, es la primera vez que con cobertura legal agentes de la Benemérita pueden trabajar con armas en territorio francés. Una demanda que tomó cuerpo a raíz de que ETA asesinara en la localidad de Capbreton a dos guardias civiles. El despliegue de estas patrullas mixtas no guarda relación con aquel atentado, pero sí puede sentar las bases para que más pronto que tarde agentes españoles que trabajan en colaboración con la Policía francesa en investigaciones relacionadas con ETA puedan portar también en el vecino país sus armas reglamentarias.
La misión de las patrullas mixtas Gendarmería-Benemérita es la propia de cualquier cuerpo policial, dirigida a combatir todo delito, desde narcotráfico a actividades terroristas, pasando por contrabando o inmigración ilegal.
En principio, no tienen una base común para trasladar las incidencias del servicio, por lo que el gendarme y el guardia civ informarán a sus respectivos mandos naturales.
La puesta de largo de esta nueva modalidad de cooperación hispano-francesa será escenificada esta tarde con la presentación de dos coches patrulla. Uno de ellos empezará su andadura en el paso fronterizo de Canfranc, y el otro en el municipio de Sallent de Gállego, también en Huesca, donde hace unos años ETA asesinó a dos guardias civiles con una bomba lapa.
La tradicional colaboración y amistad entre la Guardia Civil y la Gendarmería francesa, materializada a lo largo de los últimos años en numerosas operaciones antiterrioristas, habrá servido a la hora de poner en marcha estas patrullas mixtas, un hecho inédito en Europa, tratándose de dos países soberanos.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Comentarios: