«A la mafia italiana le resulta fácil, muy fácil, instalarse en España»
Lirio Abbate ayer, en Madrid, momentos antes de la entrevista. FOTO ÁNGEL DE ANTONIO
Martes, 30-09-08
Lirio Abbate (Castelbuono, 1971) es muy prudente a pesar de su juventud. Sus afirmaciones nunca son gratuitas. Quizá tenga que ver con ello el que la mafia haya intentado asesinarlo con una bomba lapa, y el que en Italia cuatro policías lo custodien día y noche. Ha venido a España a presentar su libro «Cómplices. Todos los hombres de Provenzano».
Este laureado periodista de la agencia Ansa subraya que «la Cosa Nostra sigue siendo una amenaza para la democracia, porque llega al Parlamento y es parte del sistema financiero, favorece a sus propias empresas». El tráfico de drogas, la prostitución, el crimen organizado... dan un montón de dinero, «que luego se lava, por ejemplo, en el ladrillo».
La mafia, ilustra, «ya no es lo que se veía en la trilogía del «Padrino». Ya no llevan la «lupara» (escopeta de cañones recortados). No. Está compuesta por médicos, financieros, abogados, políticos..., gente influyente».
El cáncer llega muy alto: «Es un hecho que tanto Silvio Berlusconi como Giulio Andreotti, por dar sólo dos nombres entre tantos políticos italianos, han tenido contactos bochornosos con mafiosos». Añade: «Por ejemplo, Mangano, un conocido capo, fue algo así como mayordomo de Berlusconi. De él afirmó el primer ministro que era un «héroe», porque había muerto en la cárcel «sin decir nada»».
Los favores, se pagan: «Se legisla a favor de los mafiosos. Una muestra: han endurecido las condiciones para la validez legal de las declaraciones de los arrepentidos. Ya nadie querrá arrepentirse». Más: Bernardo Provenzano, el anterior «capo dei capi», detenido en 2006, «tuvo que gozar de la connivencia, no sólo de algunos sicilianos, sino del aparato del Estado y de las fuerzas del orden, para vivir 43 años desaparecido. Recorrió cuatro veces Italia en coche y fue operado en Marsella, con documentos falsos que le proporcionaron políticos italianos». Y es que sus paisanos, «mientras no haya sangre, no se preocupan de la mafia, lo cual es un grave error, es precisamente lo que los criminales desean».
El jefe de la «Cosa Nostra», en estos momentos, es Mateo Messina Denaro. «Frecuenta mucho España, le gusta mucho divertirse aquí, y se operó de la retira en Barcelona en la clínica Barraquer, en 1993. Los mafiosos se instalan muy fácilmente en España», concluye, entre otras razones porque España no ha tipificado como delito la «asociación mafiosa», que sí lo es en Italia.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...