Últ. actualización
Domingo, 28-09-08
Acaba de aterrizar en el Consejo General del Poder Judicial, donde pasará los próximos cinco años. Antonio Dorado, hasta ahora presidente del Colegio Nacional de Secretarios Judiciales, es uno de los vocales nombrado a propuesta del Partido Popular y llegó a mantener agrios enfrentamientos con los ministros de Justicia de Zapatero.
-¿Qué le diría a quienes afirman que este CGPJ nace marcado por el «perfil político» de sus miembros?
-Estoy convencido que tanto en las formas como en el fondo se han respetado las reglas del juego, que son las marcadas por la legalidad vigente. Y más convencido estoy aún de que todos mis compañeros vocales acreditan una dilatada trayectoria profesional en el mundo de la justicia y el derecho, por lo que entiendo que ello es garantía de que se harán las cosas razonablemente bien, y en eso estamos todos empeñados. Las necesidades de la justicia y su satisfacción como derecho del ciudadano es lo que ahora ocupa mis pensamientos. Con el tiempo estoy convencido que se demostrará lo que digo.
-¿Cómo ve el mandato que tienen por delante?
-Ilusionante. Con sinceridad. Desde mi posición profesional sé de las necesidades del Poder Judicial y de la Administración de Justicia, y ahora voy a tener la oportunidad de contribuir a ponerles solución, a desarrollar los proyectos de mejora y modernización. Tanto yo como el resto de vocales mantenemos esa ilusión y esas ganas, y eso ha de dar su fruto.
-¿Teme que se repitan los enfrentamientos entre bloques de anteriores consejos?
-No. La experiencia de lo que ha pasado nos va a servir a todos para intentar que no se repita. En principio la intención es lograr el consenso, y los primeros pasos que se han dado así lo van indicando.
-¿Qué opinión le merece el nombramiento de Carlos Dívar como presidente del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Supremo?
-Me parece una persona idónea. Por su profesionalidad, su capacidad de diálogo y su reconocida competencia. Le recuerdo que ha salido elegido por unanimidad, y eso ya dice mucho.
-¿Cree que tras este nombramiento se oculta algún «pago», como se insinúa desde algunos sectores?
-No me consta de ninguna manera. Nadie puede discutir la dilatada y magnífica trayectoria profesional que lleva consigo, y cómo ha aglutinado elogios de todos. Eso es lo importante.
-¿Qué opina sobre las críticas vertidas tanto desde el Gobierno como por el líder del PP contra la decisión del CGPJ de imponer una multa a Tirado?
-No puedo pronunciarme sobre lo afirmado respecto a la sanción, sobre la que me tocará decidir.
-¿Ha sido la secretaria judicial del «caso Tirado» un chivo expiatorio en manos del Ministerio?
-Aún estamos en fase de instrucción del expediente por lo que no hay tal. Y los instructores merecen el sosiego y tranquilidad necesarios para ejercer su labor convenientemente. Este caso ha puesto de manifiesto además la profunda carencia de medios, tanto a nivel de personal como de medios informáticos.
-¿Cree que es necesaria una reforma legislativa orientada a mejorar el sistema de ejecución de las sentencias?
-La modernización del sistema es esencial, a todos los niveles. Procesalmente hay que adaptar competencias y distribuirlas convenientemente entre el juez y el secretario judicial, y ello es de extrema importancia. Pero es ya más que urgente acometer dos reformas, la de la creación de servicios comunes de ejecución, que optimizarán las tareas, y la modernización de las aplicaciones informáticas: que la justicia comparta información, que existan avisos informáticos que como alarmas adviertan a los profesionales del transcurso de plazos, de la necesidad de adoptar resoluciones. Hay trabajo por hacer.
-¿Por qué cree que le han nombrado? ¿Qué puede aportar a este Consejo?
-La presencia de un miembro del Cuerpo Superior Jurídico de Secretarios Judiciales es más que oportuna y conveniente en el CGPJ. La visión de las cosas, y las aportaciones que puede dar, son necesarias para avanzar y modernizar la Justicia. En esta ocasión me han escogido a mí, y espero no defraudar. Nos va a todos mucho en ello. Espero aportar mi experiencia de 27 años como secretario judicial y de los últimos 12 como presidente del Colegio.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...