Valoración:
La vida más allá de la muerte
Miércoles, 17-09-08
¿Qué tiene que decir la ciencia sobre las experiencias de quienes han estado al borde de la muerte, o incluso han muerto clínicamente, y regresan luego a la plena conciencia? Iluminar con la luz del empirismo lo que muchas veces se presenta envuelto con la penumbra de lo paranormal es lo que pretende un equipo internacional liderado desde la Universidad de Southampton en el mayor estudio sobre este tipo de experiencias.
El llamado proyecto Aware (palabra inglesa que significa «consciente», pero que también es acrónimo de «conciencia durante la resucitación»), reúne los esfuerzos de médicos y físicos para estudiar la relación entre el cerebro humano, la conciencia y la muerte clínica. La investigación cuenta con el testimonio de personas que han sufrido un paro cardiaco y han sido declarados muertos clínicamente y que, al recuperar las constantes vitales, son capaces de recordar pensamientos, ideas y otros procesos mentales que han tenido en esa situación. Lo que ocurre en entre el 10 y 20 por ciento de las personas que sobreviven a una resucitación médica.
«Contrariamente a la percepción popular -afirma el doctor Sam Parnia, director del proyecto-, la muerte no es un momento específico. Es un proceso que comienza cuando el corazón deja de latir, los pulmones paran de trabajar y el cerebro cesa su función; se trata de una condición médica a la que se le da el nombre de paro cardiaco, que desde un punto de vista biológico es sinónimo de muerte clínica».
El «proceso» de la muerte
Parnia, experto en el campo de la conciencia durante el momento de la muerte clínica, añade que en un paro cardiaco están presentes esos tres criterios que determinan la muerte. «Entonces -continúa- sigue un periodo de tiempo, que puede durar entre unos segundos y una hora o más, en el que los esfuerzos médicos pueden tener éxito en el intento de volver a poner el corazón en funcionamiento y revertir el proceso de la muerte. Lo que la gente experimenta durante ese periodo de paro cardiaco ofrece una ventana única para entender lo que probablemente todos experimentaremos en el momento de la muerte».
Para los expertos de la Universidad de Southampton, uno de los principales retos de la neurociencia en este albor del siglo XXI es entender la relación entre la mente, la conciencia y el cerebro. Señalan que la neurociencia afronta la dificultad de intentar responder a las preguntas sobre la naturaleza y los mecanismos de la subjetividad y del sentido de conciencia personal, ya que, si bien la corriente científica opta por atribuir buena parte de esa actividad a los procesos neuronales, hay casos en los que sigue habiendo conciencia en estado de muerte clínica.
Y esto pese a que está comprobado que la actividad eléctrica del cerebro cesa durante el paro cardiaco, de modo que se da la posibilidad de que la mente humana y la conciencia continúe su función en ausencia de la actividad cerebral.
Recogida de datos
El proyecto sigue a una fase piloto de año y medio en la que han participado algunos hospitales británicos. Ahora la recogida de datos y su análisis se extenderá a otros centros médicos de Europa y Estados Unidos. Los investigadores utilizarán avanzadas tecnologías para estudiar el cerebro y la consciencia durante el paro cardiaco. Al mismo tiempo, se realizarán pruebas de validez sobre diversas experiencias de personas que afirman haber sido capaces de «ver» y «oír» durante su situación de muerte clínica.
El proyecto Aware será completado con un estudio en el que un equipo de investigadores llevará a cabo varias pruebas psicológicas en pacientes con paro cardiaco, así como técnicas de supervisión cerebral para mejorar la atención médica y psicológica de pacientes que hayan atravesado la situación de paro cardíaco.
Valoración:

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios: