Jueves, 11-09-08
España también tiene su parte de mérito en la exitosa puesta en marcha del LHC. De hecho, numerosas instituciones y empresas nacionales han colaborado en cada paso necesario para la concepción del «mayor experimento científico de la Historia». Nuestro país es el quinto país contribuyente al CERN, con una cuota fija de 55 millones de euros anuales más otros 20 para financiar a los equipos de investigación destinados en Suiza.
Pero no es sólo una cuestión económica; organizaciones españolas han participado en el desarrollo de los cuatro experimentos principales del LHC. El Instituto de Física Corpuscular (IFIC) ha fabricado 3 de los 18 discos del «endcap» necesarios para que el detector Atlas funcione correctamente. Un cuarto de las cámaras de muones del CMS han sido diseñadas en el Ciemat, que además ha impuesto su sistema de lectura electrónica para ellas. También se ocupa del sistema de computación para Alice, el Gran Experimento del Colisionador de Iones, donde la Universidad de Santiago de Compostela aporta su granito de arena en el sistema de refrigeración y el ensamblaje de los módulos de silicio. LHCb, el cuarto experimento, tiene impronta catalana. La Universidad de Barcelona y la Ramón Llul se han encargado de diseñar, producir, caracterizar y probar electrónicamente los fotodetectores del tipo Mapmt.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...