Últ. actualización
Sábado, 06-09-08
El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Almería declaró nula ayer la licencia de obras del hotel de la playa de El Algarrobico, en terreno del término municipal de Carboneras y dentro del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, ya que la ubicación de esta instalación incumple la Ley de Costas y la normativa medioambiental. Además, el magistrado encargado del caso, Jesús Rivera, estimó pertinente remitir el expediente de este asunto a la Fiscalía ante la posibilidad de que las administraciones públicas, fundamentalmente la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, hayan incurrido en un delito.
Según la sentencia, las actuaciones tanto del Consistorio de Carboneras como de la Junta presentan «los caracteres de los delitos de prevaricación administrativa y contra la ordenación del territorio, definidos y sancionados en el Código Penal, por lo que procede deducir testimonio de las presentes actuaciones y remitirlas al Ministerio Fiscal a efectos oportunos».
«Abulia y desidia»
La resolución se refiere a la «abulia y la desidia» del Ayuntamiento de Carboneras y del Gobierno regional «en la defensa del interés general representado por el respeto a la normativa sectorial de costas y medio ambiente», y atribuye a sendas administraciones haber realizado «vulneraciones del ordenamiento jurídico» durante los cinco años que han transcurrido desde el inicio de la construcción del edificio.
La empresa Azata del Sol comenzó a edificar el inmueble en mayo de 2003 en la citada playa almeriense, en virtud de un plan urbanístico parcial para el sector «ST 1» -donde se ubican las obras- aprobado por el Ayuntamiento de Carboneras en 1988, a pesar de que el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Cabo de Gata-Níjar de 1994 definió el área donde se intentó levantar el edificio como «no urbanizable» y que la Ley de Costas estipula que los edificios deben construirse a un mínimo de cien metros de distancia de la playa, y no sólo a 28, como es el caso.
En este sentido, el juez entiende que el alcalde de Carboneras, Cristóbal Fernández, conocía que la normativa establecía que la zona de protección en ese punto era de un centenar de metros por un informe preceptivo y vinculante del director general de Costas de febrero de 1988. A este incumplimiento consitorial habría que añadir la actitud «pasiva y condescendiente» de la Junta de Andalucía.
Además, la sentencia recoge que desde el Ejecutivo de Manuel Chaves se hizo «la burda maniobra de sustituir la planimetría del PORN, oficialmente publicada, por otra en la que se ubicaban los terrenos en una zona, la D2, en la que no resultaba incompatible el uso urbanístico». Es decir, el juez le atribuye un cambio fraudulento de plano para así levantar el hotel en «suelo de especial protección», lo que en el texto judicial se recoge como «reprochables métodos».
La «desidia» que el Juzgado almeriense otorga a la administración andaluza también se debe, según la resolución del magistrado, a que de no ser por que el mismo Juzgado dictó un auto de medidas cautelares el 21 de febrero de 2006 para detener las obras del edificio, que por aquel entonces habían alcanzado ya la última fase de construcción, y que de haber finalizado su edificación podría haber aumentado el «quantum» indemnizatorio que deben recibir los promotores.
Más de 400 habitaciones
En caso de que hubieran acabado las obras, el hotel de El Algarrobico de Azata del Sol contaría con 411 habitaciones repartidas en más de una veintena de plantas. El proyecto se incluyó dentro de un complejo residencial integrado por otros siete hoteles, 1.500 viviendas y un campo de golf de 18 hoyos.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...