Últ. actualización
Andrés Calamaro: «No quiero ser una caricatura progresista con treinta años de retraso»
ABC Calamaro, en una imagen de archivo
Miércoles, 03-09-08
«Con Calamaro ya se sabe», se suele decir entre los periodistas, aludiendo al «calvario» que algunos de sus entrevistadores sufren debido a su impredecible personalidad. Muchas son las ocasiones en las que el cantante ha dejado totalmente desconcertado a su interlocutor con alguna extravagancia, pero es que sus últimas apariciones televisivas ya han sido de órdago -incluso hacen furor en YouTube--: el argentino salió al plató de tres cadenas diferentes para presentar «La lengua popular», y montó sendos shows a lo Hunter S. Thompson, respondiendo cuando y como le apetecía, a veces con la mirada perdida, o haciendo muecas y extraños gestos con las manos. En un telediario apareció tomándose su mate en directo, como Pedro por su casa, y a Eva Hache casi la saca de sus casillas. La presentadora le puso un vídeo en el que Javier Couso -hermano de José Couso- preguntaba: «¿Qué le parece la iniciativa de juzgar a Bush por crímenes de guerra?». «Que lo dejen en paz. Bush me cae simpático, me parece un tipo con mucho carisma», respondió Calamaro, para ira -camuflada- de la Hache.
«Bueno, es que yo no quiero ser una caricatura progresista con treinta años de retraso», dice ahora el autor de «Flaca». «Es tan fácil decir lo que a la gente le gusta escuchar... Yo me resisto a la vulgaridad de lo políticamente correcto. Al mismo tiempo confieso que no soy un buen elemento para entrevistas en la tele. Me gusta el arte de la conversación, pero como práctica intransferible».
Como Umbral, Calamaro fue a la tele a que se hablase de su disco, un álbum en el que ha sabido volcar lo mejor de sí mismo, y que recibe constantes elogios, de los que él no está del todo al tanto. «Sinceramente, no sabía que tanta gente opinaba así, pero ¡me alegro! Generalmente me piden que «vuelva a la ruina» para volver a escribir discos como «Honestidad Brutal», pero yo estoy orgulloso de mi último álbum. Creo que «La lengua popular» es un disco irreprochable, a mí me gusta cada día más».
Antología de cien canciones
Irreprochable también ha sido el éxito del mismo, algo que no sucedía desde hacía algún tiempo, cuando sólo sus allegados -ni crítica ni público- entendían sus nuevas entregas. «Mis amigos siempre han estado conmigo en los días complicados. No son de este ambiente, el musical, tienen otros valores muy consolidados», asegura Andrés Calamaro.
Ahora Calamaro está de gira española, con fechas por todo el país, pero cuando termine, dará la puntilla a su próximo asunto discográfico, una antología de cien canciones que «no fue fácil escoger», asegura. «Escuchamos mucho y fuimos armando los discos sin orden cronológico, tres de ellos dedicados a mi repertorio «oficial» de la ultima década, y, otros tres, de versiones, ineditóxicos, música de cine, maquetas, directos... etc. Habrá material habitual, catarata de éxitos, y también sonido «difícil» para el oyente medio».
Nada que ver con «lo fácil» de Los Rodríguez, banda cuyo regreso no niega en rotundo, saliendo por la tangente: «Los pocos discos que grabamos son muy buenos discos de rock elegante y genuino, los muchos conciertos que brindamos fueron muy buenos conciertos, frescos y maduros... Fuimos una banda en estado de gracia. Pero nunca fuimos los Rolling Stones ni Tequila».

Enviar a:

¿qué es esto?