Miércoles, 03-09-08
Convergentes y populares creen que el proyecto de ERC ha causado un retroceso de la moda catalana
SEMANA DE LA MODA CATALANA _ PASARELA «080»
ESTHER ARMORA
BARCELONA. ¿Para qué se ha desmontado la Pasarela Gaudí? Es la pregunta que se hacen algunos políticos analizando la actual situación de la moda catalana. Desde la oposición, Converg_ncia i Unió (CiU) y el Partido Popular catalán (PPC) han expresado ya en reiteradas ocasiones sus dudas sobre la efectividad del actual modelo de gestión de la moda, el que ERC proyectó para redimensionar el diseño catalán y proyectarlo al exterior. Ahora, fuentes próximas al PSC consultadas por este diario reconocen que existe «inquietud» en el partido ante la actual coyuntura y destacan la necesidad de avanzar en un proyecto conjunto que permita a Barcelona recuperar la capitalidad que ha perdido en el sector.
«Se debe reordenar el modelo» Las citadas fuentes reconocen que la actual situación les preocupa en la medida que no supone un avance respecto al escenario anterior a 2005, por lo que plantean la necesidad de «reordenar» el modelo con la implicación de todas las instituciones y el sector privado.
«La moda es un puntal económico porque representa una parte importante del PIB y un aspecto importante en la cultura del país que debe abordarse de una forma más global», precisaron las citadas fuentes. En esta línea, avanzaron la posibilidad de que se cierre un Pacto Nacional para la Moda, en el que todas las fuerzas políticas e instituciones hagan «frente común». Según ha podido saber este diario, entre las filas del PSC hay una opinión generalizada respecto a la necesidad de «devolver lo antes posible a la moda catalana y a Barcelona el papel protagonista que le corresponde» teniendo en cuenta su gran potencial creativo e industrial.
Converg_ncia lanzó la primera piedra y los ánimos se han ido caldeando en los últimos meses. La coalición nacionalista considera que la situación ha llegado a un punto de no retorno, por lo que reclama al Ejecutivo de Montilla una actuación de urgencia. En este sentido, ha pedido públicamente al gobierno catalán que dé un giro en sus políticas dirigidas al sector. La coalición nacionalista entiende que «el tripartito ha desmantelado un modelo que funcionaba», por lo que le exige que «reconozca su error y dé un giro inminente a sus políticas de moda». A juicio de los nacionalistas, «la moda catalana está perdiendo peso a nivel internacional y los diseñadores más consagrados están abandonando Cataluña para ir a Madrid».
El cabeza de lista de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, trasladó a Madrid esta preocupación de su partido coincidiendo con la pasada edición de la Pasarela Cibeles, Duran i Lleida lamentó la falta de resultados del Plan de Internacionalización de la Moda del Govern. «Es un plan que no respeta a nuestros diseñadores, que no han tenido otra opción que venir a Madrid», indicó.
Esta sensación de retroceso en el sector también la comparte el Partido Popular catalán, que, al igual que CiU, ha pedido cuentas al tripartito. Los populares catalanes creen que «el intervencionismo del tripartito ha hundido la proyección de Barcelona en el sector de la moda a nivel internacional». Así lo afirmó en recientes declaraciones a ABC la portavoz popular, Àngels Esteller, quien aseguró que la Pasarela «080» es un «fracaso». A su entender, la actual política ha empobrecido la imagen del diseño catalán en el exterior y ha provocado una diáspora de creadores consolidados. En el PSC empiezan a compartir la misma idea.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...